Geas de la Guardia Civil en medio de una operacion en mar abierto

Triste final para Petra: Hallan sus restos tras desaparecer en 2018 en Molina de Segura (Murcia)

Los restos que encontró la senderista pertenecían a un cráneo, una mandíbula y una tibia

El 17 de marzo de 2018desapareció Petra Lara Martínez, de 72 años, aproximadamente a las 9 de la mañana en en barrio de San Antonio de Molina de Segura. No se volvió a saber de ella pese al gran despliegue de efectivos de emergencias que hubo en la zona, sobre la que se llegaron a rastrear 170 kilómetros cuadrados aproximadamente.

Dos años y dos meses después, una senderista halló, durante su ruta por La Contraparada, restos humanos óseos por donde discurre el río Segura. El hallazgo fue posible a causa de que ese día el cauce estaba cortado porque la presa estaba cerrada. Los restos que encontró pertenecían a un cráneo, una mandíbula y una tibia.

Lo primero que hizo fue llamar al 092, a la Policía Local de Murcia e informar sobre lo que había encontrado. Posteriormente un operativo de la Policía Nacional cubría la zona para tratar de localizar más restos, si era posible, y para enviar lo encontrado al Instituto de Medicina Legal. La prioridad era conocer la identidad  de la persona y conocer los motivos de su muerte, es decir, si se trataba de un hecho accidental o bien había habido violencia en el terrible suceso.

La desaparición de Petra

En estos casos, una de las primeras cosas que se hacen, por parte de los investigadores, es conocer los casos de desapariciones de la zona. Poco tardaron en determinar que la localización del macabro hallazgo cuadraba con el perfil de Petra, pues conocían su gusto por dar paseos por la zona del río Segura.

«Cuando se denunció su desaparición la familia de la mujer apuntó que ella solía caminar por La Contraparada», ha manifestado un investigador del caso que participó en las tareas de localización de la mujer en el año 2018 a ‘El Español’. La distancia que había desde el lugar del hallazgo hasta la zona de la desaparición de la mujer encajaban, por lo que siguieron la pista de la mujer.

En un primer momento, la Policía Nacional advirtió que la desaparición de Petra era voluntaria, es decir, que no había sido un secuestro, pero pese a ello, cientos de personas se sumaron al dispositivo de búsqueda de Petra. Para ayudar a dar con Petra, sus familiares montaron perfiles en las redes sociales para tratar de encontrar pistas que condujeran a su paradero.

En la investigación que trataba de dar con la mujer, se barajó la posibilidad del suicidio, pues se conocía que padecía una depresión. Por eso mismo centraron muchos esfuerzos en tratar de localizarla por el río Segura en su momento, pero no dieron con ella. La posibilidad del suicidio nunca se descartó del todo a causa de lo que no llevaba encima en el momento de la desaparición: ni al abono transporte, ni el monedero, ni su mediación...

Las causas de la muerte de la mujer desaparecida

«Se revisaron los sistemas de videovigilancia de bancos y empresas y las cámaras de una conservera cercana a la huerta filmaron a Petra caminando por esa zona», manifestaba el investigador al citado medio. Este fue uno de los motivos por los que la posibilidad de que Petra estuviese por el cauce del río nunca dejó de estar presente. Pese a ello, en su momento los servicios de rescate no lograron dar con ella.

Según han afirmado a ‘El Español’ fuentes judiciales, los restos pertenecen a la mujer: «Efectivamente son de esa señora, según el informe de la autopsia». Añade el informe que Petra falleció por un «ahogamiento suicida».