Plano corto de un coche de la Policía Nacional

'Es fuerte descubrir que tu padre lleva 13 años sin vida en un congelador'

La familia había denunciado la desaparición dos semanas después de que hallaran sus restos, pero las autoridades no relacionaron los casos

Después de trece años sin saber de su paradero, una familia ha dado con los restos mortales de un hombre que desapareció en España hace ya trece años en la localidad valenciana de Moncada.

Al parecer el hombre falleció, o por lo menos es cuando fueron hallados sus restos óseos, el 1 de noviembre de 2007. Fue encontrado en un barrando de Moncada, la Guardia Civil abrió una investigación, pero no se pudo dar nunca con la familia del fallecido.

Sin embargo, se sabe que solo unos días después, el 24 de noviembre de ese mismo año, la familia del hombre interpuso una denuncia por su desaparición, fue en una comisaria que se encontraba a solo 10 kilómetros de distancia del lugar en el que había sido hallado el hombre.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Aunque la denuncia fue puesta en noviembre, se ha sabido que la familia lo perdió de vista en el mes de agosto del mismo año, hay que mencionar sobre esto que el hombre ya se había ido de casa durante largos periodos, según se ha podido saber ahora de manos de la familia.

Pese a ello, nunca se relacionaron ambas cosas y no se pudo identificar al hombre, por lo que la familia nunca fue informada de su fallecimiento, de hecho, para ellos seguía constando como desaparecido.

Ahora, después de trece años, por fin los restos del hombre han podido ser identificados, aunque para la familia se ha tratado de algo bastante doloroso, según han explicado ellos mismos en declaraciones a 'Levante-emv'. «Es muy duro y doloroso enterarte de que tu padre lleva trece años muerto en un congelador», ha afirmado una de las hijas, que tenía tan solo 18 años cuando el hombre desapareció.

Una familia que acababa de llegar a España de Rumanía

«Mi padre y yo acabábamos de venir de Rumanía ese verano y mi hermana y mi madre llevaban un tiempo viviendo en Moncada», ha asegurado el hijo. Así pues, nada fue fácil para ellos en el momento en que todo sucedió, pues apenas conocían el idioma.

Además, según han explicado también, el hombre tenía antecedentes de haberse ido de casa, pues cuando vivían en Rumanía lo hacían durante semanas, sin embargo, nunca había estado tantos meses sin dar señales de vida, fue precisamente por ello por lo que la familia denunció la desaparición.

Todo sucedió cuando el matrimonio fue a comprar. Al parecer, mientras la mujer entró dentro de un establecimiento para hacer la compra, él se quedó fuera, pero cuando ella salió su marido ya no estaba allí.

Lo que supuso, en un primer momento, era que el hombre se había ido a casa, así que decidió volver a casa para comprobarlo. Sin embargo, al llegar al hogar, allí no había rastro del padre. Desde entonces no volvieron a saber de él y tres meses después acabaron por denunciar la desaparición.

Según ha afirmado la familia, al no saber nada del hombre ni darles la policía ningún dato sobre lo que le podría haber ocurrido, ellos todavía mantenían la esperanza de que se encontrara bien, con vida, y que únicamente se hubiera marchado lejos por voluntad propia.

La historia no ha tenido finalmente ese desenlace. Lo cierto es que todo esto podría haber acabado mucho antes, pues sus restos fueron hallados dos semanas antes de que ellos interpusieran la denuncia, pero las autoridades no cruzaron los dos casos.

La familia ahora no se explica cómo es posible que el hallazgo de los restos no se relacionara con la desaparición del hombre, al haber sucedido tan cerca y en fechas tan cercanas.

En 2019 se investigó de nuevo la desaparición

Según se ha sabido ahora, el caso volvió a retomarse en 2019, investigando de nuevo lo que pudo ocurrir con el hombre, todo después de que falleciera la madre de él en Rumania y se presentara una denuncia por un tema de herencia. Hay que mencionar, respecto a esto, que la familia al completo volvió a Rumanía en 2013.

Los hijos, sin embargo, regresaron a España y tras retomar la investigación sobre el caso, las autoridades se percataron de que aquellos restos óseos podían coincidir con los del hombre desaparecido. Efectivamente, realizaron pruebas de ADN a los hijos y todo se confirmó. Fue en diciembre de 2020 cuando la familia lo supo.

Les confirmaron entonces que falleció por causas naturales, y ahora ya han podido enterrarlo y cerrar esa triste historia en sus vidas.