Cinta de la guardia civil para delimitar un cordón de seguridad

Hallan muerto al niño de 13 años desaparecido en La Rioja

Estaba bañándose con sus amigos en el río Ebro cuando de pronto le perdieron de vista

Trágico desenlace en la búsqueda de un niño de 13 años que había desaparecido mientras se bañaba en Rincón del Soto. El menor se estaba bañando junto con otros amigos en el río Ebro, a su paso por esta localidad riojana. Denunciaron su desaparición la madrugada del martes al miércoles.

El cuerpo del menor fue encontrado ayer poco antes de la seis de la tarde, tras varias horas de una intensa búsqueda. El Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil localizó el cuerpo del menor. Estaba a unos ocho metros del lugar donde lo vieron por última vez.

La comitiva judicial autorizó el levantamiento del cadáver y su traslado al anatómico forense para realizarle la autopsia. Así, de manera trágica, concluía el operativo de búsqueda que movilizó a unas 70 personas. La policía ha abierto diligencias para esclarecer este suceso, que apunta a un infortunio.

Fue a bañarse con unos amigos

Mohamed Saidi es el niño de 13 años que ayer fue encontrado muerto en el río Ebro, donde se había perdido la madrugada anterior. Mohamed había ido con unos amigos a La presa del Milagro, una zona de baño en Rincón del Soto. Todos volvieron a casa menos él, y se activó el protocolo de búsqueda.

Zona del río Ebro en Rincón del Soto (La Rioja)
Buscaban al niño en esta zona del río Ebro | Bomberos

Era la medianoche del martes cuando Emergencia de La Rioja y Guardia Civil recibieron el aviso. Se montó un amplio dispositivo que incluyó a Salvamento de los Bomberos Calahorra y Arnedo, y Protección Civil. Decenas de expertos estuvieron rastreando el agua, en la zona donde se perdió el niño.

Un helicóptero de la Guardia Civil y agentes del grupo de montaña se sumaron al operativo con medios aéreos, terrestres y acuáticos. Gracias a las cámaras acuáticas localizaron el cuerpo del niño en el fondo del río. Estaba muy cerca del punto donde lo vieron por última vez horas antes.

Una zona relativamente segura

La zona donde ocurrió la tragedia es frecuentada por los jóvenes de Rincón del Soto que van a bañarse. Se trata de una zona relativamente segura, pero con la presencia de algún remolino que obliga a tener más precaución. La zona más profunda, en el centro del río, puede alcanzar los seis metros.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Sucesos

Sin embargo, en muchas partes del río hay una profundidad de apenas cincuenta metros y no hay mayor dificultad si se sabe nadar. El problema es que Mohamed no sabía nadar, según ha desvelado su propia familia. Estaba junto a otros compañeros, aunque están intentando aclarar esta circunstancia.

La prioridad de los efectivos de emergencia era encontrar al menor, y una vez localizado se centran en esclarecer el accidente. Una orilla del río pertenece a la localidad riojana, mientras que la otra está en el término municipal de Funes, en Navarra. Ayer, ambas orillas se llenaron de curiosos.

Trágico arranque de la temporada veraniega

Los vecinos acudieron allí para seguir de cerca las labores de rescate de los efectivos de emergencia. Muchos daban testimonio de lo traicioneras que pueden llegar a ser las aguas del río Ebro. Años atrás se han producido ahogamientos en esa misma zona donde ahora ha tenido lugar otra tragedia.

Plano de detalle de la Guardia Civil
La Guardia Civil investiga las circunstancias del suceso | Guardia Civil

Los vecinos de Rincón del Soto se encuentran conmocionados por la desgracia ocurrida. También la comunidad marroquí de la zona está impactada por lo sucedido, ya que el menor y su familia son originarios de Marruecos. Los padres de Mohamed tienen cuatro hijos, todos nacidos en España, y él era el mayor.

La muerte de este niño coincide con una sucesión de ahogamientos mortales de menores en España. En las últimas semanas ha habido varios sucesos de este tipo en ríos, pantanos, playas y piscinas. Se trata de un arranque funesto de la temporada veraniega que obliga a reforzar la prudencia.