Montaje con foto de la policía

Extraño suceso en España: Hallan muerto y atado de manos a un chico de 26 años

La investigación policial está muy avanzada y creen que el asesino era alguien conocido

La Policía Nacional investiga la extraña muerte de un joven de 26 años cosido a puñaladas en Alcorcón, Madrid. La víctima es A. Dos Santos, un brasileño que llevaba tiempo viviendo en España y que ha sido encontrado sin vida con las manos atadas. Los investigadores creen que fue asesinado por alguien cercano.

La brigada de Homicidios se ha puesto al frente de este misterioso caso que podría cerrarse en las próximas horas. La policía está estrechando el cerco sobre el entorno más cercano de la víctima, donde creen que podría estar el autor o autores. Se trata de un nuevo crimen que pone en alerta a los agentes.

El asesinato de este joven eleva a ocho las muertes violentas en la Comunidad de Madrid en lo que va de año. Unas estadísticas que preocupan a las autoridades por el aumento de la criminalidad. Además se reduce significativamente la edad, y que la mitad de las víctimas tenían menos de 30 años.

El macabro hallazgo

Los agentes encontraron el cuerpo de este joven de nacionalidad brasileña atado de manos y con una veintena de puñaladas. El cadáver estaba en una empresa de autocaravanas próxima al centro comercial Tres Aguas de Alcorcón. El caso quedó en manos del grupo de Homicidios de la Policía Judicial de Madrid. 

Foto de recurso de manos atadas
Encontraron a la víctima maniatada con una cuerda | Archivo

Las autoridades no han ofrecido mucha información sobre los detalles de este crimen que podría resolverse en las próximas horas. Según ha trascendido, encontraron el cuerpo en el mencionado recinto al sur de Madrid el pasado jueves por la tarde. La policía recibió el aviso de una persona que había hallado el cadáver.

Un individuo aseguraba haber visto una persona con mucha sangre en una caseta de una empresa de venta y alquiler de autocaravanas. Los agentes acudieron a la avenida de San Martín de Valdeiglesias, donde estaba la localización. Allí confirmaron que lo decía el testigo era cierto: había un joven muerto con las manos atadas.

Maniatado con una cuerda

Lo que la policía encontró fue el cuerpo de un joven en medio de un gran charco de sangre, con las manos atadas con una cuerda. Según la primera observación presentaba múltiples puñaladas y llevaba pocas horas muerto. No llevaba ningún tipo de documentación, pero fue identificado poco después.

▶️ El Caso de Esther López, a punto de acabar con dos sospechosos finales

El Grupo de Homicidios y Delitos Violentos de la Policía Nacional se trasladó al lugar de los hechos para recabar pruebas. En su fase inicial, la investigación se centra en los posibles testigos y el interrogatorio al entorno de la víctima. También están revisando las cámaras de seguridad de los negocios de la zona.

Los agentes intentan reconstruir las últimas horas de la vida del fallecido para saber qué pudo haber ocurrido. Mientras, el cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal para realizarle la autopsia y arrojar más luz a este extraño suceso. Los resultados preliminares confirman la muerte violenta.

Investigación avanzada

El cadáver del brasileño presentaba unas veinte puñaladas en el pecho, la espalda, las piernas y los glúteos. La principal teoría es que el joven fue atado de manos y, una vez indefenso, recibió las puñaladas mortales. Allí mismo agonizó hasta perder la vida, poco antes de que una personas lo encontrara.

Agentes de Policía Nacional
Policía Nacional se encuentra al mando de la investigación | Cedida

La víctima responde al nombre de A. Dos Santos y era un joven de nacionalidad brasileña que llevaba años viviendo en España. Aquí viven también algunos de sus tíos y primos, que en las últimas horas han reclamado el cadáver. Sus familiares también creen que fue asesinado por alguien que le conocía.

Saber con quién se relacionaba, qué negocios tenía o cuáles eran sus actividades será clave para avanzar en la investigación. La prioridad es establecer el móvil del crimen para después estrechar el cerco sobre el responsable (o los responsables). El caso ha vuelto a estremecer a la opinión pública.