Momento posterior al rescate

Hallan in extremis a un niño desaparecido en España: iba camino de una desgracia

El niño, con un importante grado de discapacidad, estaba a punto de entrar en el mar a pesar del fuerte oleaje

La Policía Nacional de Motril (Granada) ha evitado una tragedia al rescatar in extremis a un menor de edad. La madre del pequeño había denunciado su desaparición y los agentes lo encontraron justo cuando se dirigía hacia el mar. La cosa habría podido acabar muy mal, ya que había un fuerte oleaje.

El aviso de una madre desesperada al 091 denunciando la desaparición de un niño menor de edad puso en marcha un operativo de búsqueda. Participaron en él agentes de la Policía Nacional de la comisaría de Motril. En concreto se trata de agentes de la brigada de seguridad ciudadana de la localidad granadina.

Hallaron al niño justo en el momento en el que iba a entrar en el mar, en medio de un fuerte oleaje. Finalmente pudieron rescatarle en buen estado, sin daño alguno, y evitar una más que probable desgracia. El pequeño ya se encuentra de nuevo en manos de su madre, que nunca olvidará este susto.

La madre estaba muy nerviosa

Los servicios de emergencia se pusieron en contacto con la policía ante la desaparición de un niño menor de edad. Los agentes se dirigieron hasta el domicilio donde estaba su madre para conseguir más información sobre lo ocurrido. Allí pudieron saber qué había pasado y conocer las características físicas del menor.

La madre del chico estaba muy alterada, presa de un gran nerviosismo, ya que el menor tenía un importante grado de discapacidad. Su progenitora había entrado en pánico ante el temor de lo que le pudiera ocurrir a su hijo. Los agentes trataron de tranquilizarla y se pusieron inmediatamente en marcha. 

Diversas dotaciones de la brigada policial se encontraban sobre el terreno buscando pistas sobre el paradero del menor. Lo buscaban en el litoral costero y en los establecimientos de la localidad, los lugares más probables donde podía estar. Todos los agentes recibieron la información sobre las características del niño.

Rápida intervención 

Según la información brindada por sus compañeros, el niño podría encontrarse en un lugar concreto. Se trata de un establecimiento que acabó conduciendo finalmente a los agentes hasta su localización, en la playa de Motril. Cuando llegaron observaron como el niño estaba intentando adentrarse en el agua. 

▶️ Álex, Esteban y Claudia: tres alumnos del mismo centro fallecen en pocos días

Su intención era meterse en el agua y hacia allí se dirigiría a pesar de la peligrosa marea que había debido al mal tiempo. Los policías y un pescador que se encontraba allí en aquel momento corrieron hacia él para impedir que se metiera en el agua. Afortunadamente lo consiguieron, y todo quedó en un susto.

La rápida actuación de la policía y la intervención del agente y el pescador in extremis fue crucial para salvar la vida del menor. El pequeño fue rescatado sin daño alguno, y entregado sano y salvo a su familia. Su madre respiró por fin tranquilo, tras un largo momento de tensión y mucha preocupación.

Los agentes se vistieron de héroes

Los agentes de la Policía Nacional se vistieron ayer de héroes para devolver a este niño sano y salvo a su madre. La situación se repite pocas semanas después de que agentes de este cuerpo salvaran la vida de otro menor en Sevilla. En este caso, un bebé de 12 meses que había sufrido un grave accidente doméstico.

Agentes de Policía Nacional
Los agentes de policía actuaron de forma milagrosa | Cedida

El bebé se encontraba en estado crítico tras haberse golpeado la cabeza en compañía de su padre. La llamada de socorro del progenitor fue atendida por la comisaría del distrito centro de la capital sevillana. Los policías acudieron al lugar y encontraron al menor en los brazos de su padre con dificultades para respirar.

El niño no se movía, tenía las constantes vitales al mínimo y no respondía a los estímulos. Los agentes le hicieron un masaje cardiopulmonar hasta que mejoró y pudieron llevarlo al hospital en el coche patrulla. Una vez estabilizada y fuera de peligro, los médicos felicitaron a los policías por su milagrosa intervención.