Imagen remitida a autoridades y prensa de Isaac Guillen para los carteles por su desaparición

Hallan muerto a un desaparecido en 2019 en Valencia y detienen a su mujer: Lo mató y enterró

La mujer denunció la desaparición del hombre cuatro días después de que ocurriera

La Policía Nacional ha detenido a una mujer como principal sospechosa del posible asesinato de Isaac Guillén Torrijos, su marido discapacitado, cuyo cuerpo ha sido encontrado enterrado  en la localidad valenciana de Godelleta, según han explicado a EFE fuentes de la investigación.

La detención se produjo ayer martes, aunque los agentes especialistas en homicidios venían investigando a la sospechosa desde hace meses, han señalado las mismas fuentes, y se espera que la mujer pase a disposición judicial en las próximas horas.

Los investigadores también han hallado la silla de ruedas en la que se solía desplazar la víctima, un hombre de 45 años afectado por una  enfermedad degenerativa, cuyo rastro se perdió el pasado mes de diciembre. El cuerpo del hombre, expolicía, presentaba signos de violencia.

La mujer lo intentó hacer pasar por un suicidio

Según publican este miércoles varios medios de comunicación, la mujer pudo haber simulado un intercambio de mensajes para hacer creer al entorno del fallecido que este había decidido suicidarse. 

«Lo siento mucho pero no voy a volver a casa. Cuando pase algo os avisarán de inmediato, es decisión mía y solo mía, y debéis respetar mi voluntad», fue uno de los mensajes que escribió desde el móvil del fallecido, según 'Las Provincias'. Además, tras su desaparición habrían seguido recibiendo mensajes similares en los que ponía que le dejaran de buscar y que estaba bien.

Isaac había sido reportado como desaparecido el paso mes de diciembre, concretamente el día 1, desde entonces se le buscaba, aunque las investigaciones ya apuntaban a la mujer como culpable de su desaparición y posible muerte. Todo ello después de que ella misma denunciara la desaparición cuatro días después de que faltara de casa, cosa que ya alertó a los investigadores.

Más tarde supieron también que la detenida sentía desprecio hacia su marido por la discapacidad que sufría debido a su enfermedad neurodegenerativa, ataxia cerebolosa.