Olivia y Anna, hermanas de 6 y 1 años desaparecidas en Tenerife

Giro en el caso de las niñas desaparecidas: 'No me ha llegado ninguna caja'

La actual pareja de Tomás Gimeno ha negado haber recibido dinero de su parte

'Espejo Público' reveló hace algunos días que Tomás Gimeno le había entregado un paquete cerrado a su novia la tarde del 27 de abril.

Una caja que supuestamente llevaba un mensaje para que ella no lo abriera hasta después de la medianoche y donde presuntamente habría encontrado varios miles de euros después. 

Sin embargo, esta información ha sido desmentida por la mujer con la que el padre de las niñas estaba compartiendo su vida hasta antes de desaparecer.

La actual pareja desmiente haber recibido un paquete de Tomás

«No me ha llegado ninguna caja con dinero de Tomás. No es cierto y es una información que me está haciendo muchísimo daño», ha afirmado la mujer en declaraciones en exclusiva que ha hecho a 'Juntos'.

De esta forma, la persona con la que estaba compartiendo actualmente su vida el padre de las niñas ha dejado claro que ella no ha recibido ninguna suma importante de dinero en un paquete que debía abrir pasada la medianoche del 27 de abril.

Otra víctima de Tomás

La última novia de Tomás Gimeno también ha aprovechado su intervención en el programa de Telemadrid, donde ha preferido mantenerse en el anonimato, para hacer pública la presión que está sufriendo por la Guardia Civil y por la prensa. «Estoy muy molesta con todo lo que están sacando los medios de comunicación». 

A pesar de que Anna, Olivia y Beatriz son las víctimas directas de este caso, son muchas las personas que también han salido afectadas por los actos del progenitor de las pequeñas y una de ellas ha sido su pareja. 

Además de registrar todas las propiedades del padre de las niñas, los investigadores que están llevando a cabo el caso también han examinado algunos de los lugares que frecuenta la persona con la que estaba compartiendo su vida antes de desaparecer.

«La Guardia Civil registró el centro en el que trabajo un día después de que desapareciera, no porque pensaran que estaba aquí, sino porque tenía relación él», ha explicado la mujer en el programa de Telemadrid. 

Una exploración que, según han informado desde 'Diario de Avisos', implicó que la empresa tuviera que ser desalojada para mayor conmoción de los trabajadores y de los clientes en un momento en el que todavía no se había dado a conocer públicamente la desaparición de Tomás Gimeno y de sus dos hijas, Anna y Olivia. 

La Guardia Civil justificó el registro del centro de trabajo de la mujer señalando que ella estaba manteniendo una relación sentimental con él en el momento en el que el hombre desapareció con las niñas. 

La mujer ha afirmado que Tomás y ella estaban «juntos» cuando él se llevó a sus hijas e incluso ha contado que le conocía desde hacía cuatro años, pero que su relación no empezó hasta después de la ruptura con Beatriz Zimmerman. Sin embargo, ha lamentado que muchas personas la hayan juzgado sin siquiera conocerla.

«Solo quiero desaparecer»

Ella se ha convertido en otra víctima de los actos del padre de las niñas y son muchos los que la han visto como a una cómplice de los actos del padre de las niñas. Algo que ella ha asegurado que no ha hecho. 

La desaparición de Tomás Gimeno y de las pequeñas le ha cambiado la vida por completo y esto ha terminado pasándole una factura muy elevada, tanto que incluso ha deseado desaparecer.

«Lo estoy pasando fatal», ha comentado muy afectada por la situación que está viviendo. «Me duele todo lo que ha pasado. Tengo que pasar todos los días por delante de mucha gente que me conoce». 

«Yo tengo mi vida y estoy muy molesta por lo que ha salido en prensa. He tenido muchos problemas por culpa de esto. Solo quiero desaparecer, igual que lo ha hecho él».