Antonio del Castillo y Eva Casanueva, padres de Marta del Castillo

Frenan las esperanzas de la familia de Marta del Castillo tras las nuevas pruebas

Nuevo revés que puede paralizar la búsqueda del cuerpo o un nuevo juicio

Todo parecía indicar que está vez sí se abrían nuevas esperanzas para la familia de Marta del Castillo. El trabajo policial de los últimos meses estaba siendo ejemplar y que el posible hallazgo del cuerpo de la joven sevillana, asesinada hace 12 años, estaba más cerca. Es más los padres de la joven y el resto de sus familiares estaban convencidos de que las últimas pruebas aportadas podrían llevar a reabrir el caso y a investigar a Francisco Delgado, hermano de Miguel Carcaño, por un delito de asesinato. 

Tanto los seres queridos de Marta como la policía están convencidos de que todavía queda hay trabajo por hacer y un hilo del que estirar y que pueda llevar a saber la verdad, y lo más importante, que Marta pueda descansar por fin en paz. Pese a ello, parece que el convencimiento que tienen la familia y los investigadores que están trabajando actualmente en el caso no es compartido por la Fiscalía. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Según explicaba el periodista Nacho Abad en 'El Confidencial',  el titular del Juzgado de Instrucción 4 de Sevilla dio credibilidad a las nuevas pruebas aportadas por la familia que podrían ayudar a demostrar el móvil del crimen. Es por ello que dio órdenes al Grupo de Homicidios de la Policía Nacional para qué trabajará en ello durante los meses de pandemia. Haría muy pocos días que habrían terminado estas labores policiales y que habrían presentado un dosier ante el magistrado. 

Este, previo paso a tomar una decisión sobre si es necesario reabrir el caso, habría pedido su opinión al ministerio fiscal sobre el mismo, además de sobre una nueva serie de pruebas pedidas por la familia. Pero, pese al esfuerzo de la Policía Nacional para dar nueva luz al caso, el fiscal no ve suficientes indicios para que se pueda abrir una nueva investigación y pide archivar nuevamente el caso. 

La decisión que podrían tomar los padres de Marta 

Como es lógico, esta decisión ha indignado completamente a la familia que vuelve a cuestionar si realmente la Fiscalía tiene algún interés con dar con el paradero de Marta. Especialmente enfadado estaría su padre, Antonio del Castillo. Tanto, que se estaría planteando tomar una drástica decisión, según explicaba Abad. 

El padre de Marta del Castillo estaría por la labor de hacer públicos todos los detalles de la última investigación de la Policía Nacional para que los sepa toda España. Antes, pero, quiere esperar a ver cuál es la decisión definitiva del juez. 

El testimonio de Carcaño que les dio nuevas esperanzas

Hay que recordar que el nuevo intento de reabrir el caso y de volver a juzgar a Francisco Delgado se produjo tras la séptima versión de los hechos que dio Miguel Carcaño, esta vez desde la cárcel. Este explicaba como su hermano había acabado con la vida de Marta después de que está le defendiera mientras mantenían una discusión. 

Con el historial de mentiras de Carcaño, parece normal que en un principio no se le diera credibilidad a los detalles aportados por el único condenado por el crimen de Marta. Pero más allá de si era cierto su relato de que como la joven sevillana, habría sido golpeada varias veces con un cinturón, si hubo un punto que la familia y sus abogados en el que se quisieron centrar. 

Y es que Carcaño explicaba por fin un posible móvil para cometer el crimen que podía ser investigado. La discusión con su hermano habría empezado después de que el joven no hubiera pagado unas letras del piso de la calle León XIII de Sevilla. Indagando, la familia de Marta creyó haber encontrado una presunta estafa al banco de los dos hermanos, pues habrían presentado nóminas y documentos falsos para conseguir el préstamo de la hipoteca. Al ver que no pagaba, Delgado la habría emprendido contra su hermano pequeño por miedo a ser descubierto.