Varias personas en el interior de una discoteca bailando con escasa iluminación

Hacen en España una fiesta ilegal de 40 horas que empezó el 31 con cientos de personas

La fiesta se inició en Nochevieja y se pretendía alargar hasta el día 4 de enero

Cientos de personas en una fiesta que ha durado más dos días casi enteros. Es lo que ha sucedido en una localidad catalana en la que, finalmente, han tenido que intervenir los Mossos d'Esquadra. Se trataba de una celebración ilegal que se inició el jueves día 31 por la noche y ha acabado hoy, sábado, después del desalojo llevado a cabo por varios agentes.

Todo ha tenido lugar en una gran nave abandonada del municipio barcelonés de Llinars del Vallés, allí se habrían reunido unas 200 personas sin mascarilla, ni distancias personales, en una macrofiesta ilegal en plena pandemia del covid. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Hay que mencionar que, pese a que las autoridades habrían calculado unas 200 personas, uno de los asistentes a la 'rave' afirmó al medio de comunicación 'El Caso', que podrían haber llegado a ser hasta 700: «Hay entre 500 y 700 personas y droga a punta pala».

Esta fiesta se inició en Nochevieja, concretamente a las 21.00 horas. Desde ese momento no ha habido descanso en la misma, han sido unas 40 horas en las que cientos de personas han estado juntas sin respetar ningún tipo de medida.

Durante esas horas ha habido momentos de tensión alrededor de la situación pues, pese a ser una celebración del todo ilegal desde un principio, los agentes de los mossos no la han desalojado hasta este sábado al mediodía. Al parecer, no se quería precipitar el operativo para evitar en el lugar incidentes graves entre los asistentes.

En un primer momento se les había dado un aviso a los asistentes, asegurando que, de no desalojar por su propia voluntad lo tendría que hacer la policía a la fuerza, finalmente, es lo que ha acabado sucediendo.

Pese a que algunos vecinos ya alertaron de lo que estaba sucediendo el mismo día 31 por la noche, no ha sido hasta hoy, día dos, cuando se ha podido disolver el evento. Además, se ha sabido que la intención era alargar la fiesta hasta el lunes día 4.

Tal y como ha indicado la policía catalana en su cuenta de Twitter, todos los equipos de sonido y el material utilizado ha sido ya intervenido. Además, se ha asegurado que los asistentes así como los organizadores serán denunciados. «La normativa por hechos como los registrados en Llinars impone sanciones de 3.000 hasta 600.000€».

Tensión durante el desalojo de la macrofiesta

Los Mossos d'Esquadra ya han confirmado también que los tres organizadores de la fiesta han sido detenidos y van a pasar a disposición judicial en las próximas horas.

La actuación de los agentes parecer, sin embargo, que no ha sido fácil, y se han vivido momentos de tensión durante la misma. De hecho, antes de proceder a ella, como ya hemos explicado, se ha tratado de disuadir a los asistentes para no tener que recurrir a la fuerza, cosa que no se consiguió.

En el momento se han podido ver momentos de empujones, forcejeos y varios de los asistentes, que se encontraban dentro del local, huyendo corriendo o en coches a toda velocidad para tratar de no ser detenidos por los agentes.

Según publica 'La Sexta', algunos de ellos incluso e habrían acercado a los agentes sin mascarillas y sin guardar distancias para tratar de negociar.

Algún asistente ha asegurado que no les habrían pedido ningún tipo de documentación: «No nos pidieron, ni a mí, ni a mi amigo, ni a nadie, ni documentación ni test de alcoholemia ni nada», aunque esta no es una información confirmada.

Desde la Conselleria de Salud sí que se ha pedido que todas las personas que estaban en el lugar, participando en la macrofiesta, sean identificadas, ya no solo por el delito, se trata también de una forma de poder tener un control en caso de que en los próximos días pudiera confirmarse un brote de covid resultante del evento.