Montaje con una foto de la familia fallecida en un accidente con el barranco al fondo

La familia García Bolaños, los 4 fallecidos en accidente en España: solo queda una hija

Perdieron la vida al caer por un precipicio en un barranco en Gran Canaria el padre, dos hijas y el marido de una de ellas

Cuatro miembros de una misma familia han perdido la vida al precipitarse con el coche por un barranco de 75 metros en Gran Canaria. Los hechos sucedieron entre las localidades de Gáldar y Artenara el martes por la noche, aunque el vehículo fue localizado ayer y los cuerpos aún no han podido ser rescatados debido al temporal.

La lluvia y la intensa niebla que cubren la isla estos días obligaron a suspender las labores de rescate del padre, dos de sus hijas y la pareja de una de ellas. Tras el fatídico accidente solo queda una hija en vida de esta familia asturiana, naturales de Avilés

El padre de familia fallecido es José Iván García Buelna, un mecánico de Avilés que vivía en la isla desde hace años. Allí se casó y tuvo dos hijas. Una de ellas es Raquel García Bolaños, la única que no se encontraba en el coche dado que vive en Avilés. Allí regenta una conocida tienda de material deportivo y, al conocer la noticia, se ha trasladado a la isla.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

La esposa de José Iván falleció hace unos años de enfermedad. Junto a él murieron sus hijas Marta y Rita García Bolaños, y el piloto de aviones británico Richard, marido de Rita. Los cuatro fallecieron tras una visita a la abuela de las jóvenes, y se dirigían a la capital grancanaria, a La Isleta, donde viven habitualmente.

En el trayecto sucedió el fatal accidente que ha supuesto una gran conmoción en el territorio. El alcalde de Artenara, Jesús Díaz, ha explicado que era una familia conocida que ya sufrió la pérdida de la madre «y que ahora se ve golpeada con este trágico suceso». Una de las hijas era conocida porque se había presentado en las últimas elecciones por Ciudadanos.

Según las primeras investigaciones, el accidente se produjo sobre las diez de la noche del martes. La niebla que se cernía sobre el lugar y la lluvia que caía dificultaban la visión. Según el alcalde, «alguien se percató que faltaba pilones de seguridad en la carretera, pero con la niebla y la lluvia de los últimos días no se veía el fondo del barranco».

También ha detallado que «no es una zona peligrosa» y que «se han registrado pocos accidentes», pero «el tiempo estaba mal, con niebla y el chipi chipi característico de la zona». La zona donde se produjo el accidente es un barranco de difícil acceso, donde antes los arbusto y la vegetación amortiguaban la caída. Pero con los incendios esta vegetación ha desaparecido y eso provocó que el coche impactara más duramente con el suelo.

Las víctimas de la tragedia

José Iván era un asturiano que vivía en Gran Canaria desde hacía décadas. Allí conoció a su mujer, Lucía Bolaños, vecina de Artenara. Se casaron en la ermita de la virgen de la Cuevita, y tuvieron tres hijas: Raquel, Rita y Marta. A pesar de la lejanía, José Iván visitaba a menudo su tierra natal donde vivía una de sus hijas.

Una de las jóvenes fallecidas, Marta, estudió Animación Sociocultural en Gijón, Asturias, y era Trabajadora social diplomada en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria. En las últimas elecciones municipales se presentó como número dos de Ciudadanos en el ayuntamiento de Artenara, tal y como confirmó el alcalde.

Su hermana Rita, también fallecida, era Ingeniera informática y estaba de visita en la isla junto a su marido, Richard, que era piloto de aviones. Rita hizo un Erasmus en la Universidad de Niza, en Francia, y trabajó durante dos años en Gran Canaria antes de irse a Inglaterra. Su marido trabajaba en la actualidad para la aerolínea Norwegian. 

Con los años, Richard había contagiado la pasión por las alturas a su mujer, que había hecho varios cursos para ponerse a los mandos de una avioneta junto a un instructor. Rita y Richard volvían a menudo a la isla, donde visitaban a su padre y a su abuela en Artenara.