Una ambulancia del SEM

Muere un niña de 11 años por coronavirus en un hospital de España

La menor, aparentemente, no presentaba patologías previas y ha sido trasladada de urgencia a raíz de diversas complicaciones en su estado de salud

Una niña de 11 años, que había dado positivo por coronavirus, ha muerto este martes, 11 de agosto, en el Hospital Joan XXIII de Tarragona. Según avanzan medios locales, la menor llegó de madrugada al centro hospitalario de Tarragona, después de ser atendida en el Hospital Verge de la Cinta de Tortosa a raíz de complicaciones en su estado de salud.

La niña, aparentemente, no tenía patologías previas y había dado positivo por Covid-19 días atrás. La menor, al llegar a Tarragona, sufría dolor abdominal agudo, patología que podría estar relacionada con el SARS-CoV-2. El dolor ha derivado en una isquemia intestinal y una perforación gástrica y, a pesar de la inmediata intervención quirúrgica por parte de los médicos, ha acabado muriendo poco después de las siete de la mañana.

Complicaciones más habituales en niños que en adultos

Según el mismo medio, basándose en el conocimiento actual de investigadores y personal médico, este tipo de complicaciones serían más habituales en niños que en adultos con coronavirus. Ahora, la autopsia de la menor, prevista para los próximos días, determinará las causas de su fallecimiento.

Preguntado por estos hechos en rueda de prensa, el secretario general de Salud en Cataluña, José Maria Argimon, explicó al 'Diari de Tarragona' que la menor había dado positivo en Covid-19 pero que, ahora mismo, no se puede saber a ciencia cierta si el virus es la causa de su muerte. Según las primeras hipótesis y de acuerdo con las informaciones del mismo medio, la niña podría haber sufrido un síndrome similar a la de Kawasaki y que algunos investigadores relacionan con la pandemia actual.

Brotes controlados en Cataluña

Según aseguraba el mismo Argimon, en una comparecencia pública esta misma tarde, los brotes de coronavirus en Cataluña estarían controlados. El siguiente paso es, según el experto, pasar a la fase de «reducción». En este sentido, Argimon ha reconocido que el riesgo de rebrote sigue siendo alto, y que el cumplimiento de las medidas de prevención debe seguir siendo muy estricto, sobre todo «la autorresponsabilización de toda la ciudadanía».