El creador de 'OT', 'TCMS' o 'Ahora Caigo', a punto de fallecer a manos de su mujer

Los investigadores creen que quería evitar el divorcio y quedar fuera de la herencia

Josep Maria Mainat junto a su familia en un programa de TV3
El empresario catalán Josep Maria Mainat, a punto de ser asesinado por su mujer | TV3

Fuentes judiciales y policiales informaron que Angela Dobrowolski, mujer del empresario catalán Josep María Mainat, ha sido detenida tras encontrar indicios de que podría haber intentado asesinar a su marido para frustrar los trámites de su divorcio y llevarse una herencia millonaria. Mainat es uno de los fundadores de la productora de televisión Gestmusic, detrás de programas de éxito como 'Operación Triunfo', 'Mira quién baila' o 'Crónicas Marcianas'.

El caso está actualmente en manos del juez de instrucción 32 de Barcelona, según explica 'La Vanguardia', que investiga si la mujer, de 37 años, podría haber administrado insulina a su marido mientras dormía, un hecho que provocó que entrara en coma. A Angela Dobrowolski se le acusa de tentativa de asesinato con alevosía y está obligada a presentarse en los juzgados cada semana después de que pasara a disposición judicial y de haber recibido la libertad con cargos.

La investigación de los Mossos ha concluido que se encontraron indicios de que la mujer del empresario preparó un plan, premeditado, para matar a su marido, de 72 años. Los hechos ocurrieron el pasado mes de junio, cuando Angela descubrió que Mainat estaba preparando los papeles del divorcio.

La pareja hacía tiempo que estaba en un mal momento e incluso habían dejado de convivir juntos. Dobrowolski accedió, sin permiso, a la cuenta de correo electrónico de su marido, donde descubrió las intenciones del empresario de divorciarse de ella, un hecho que provocaría que ella quedara excluida de la lectura del testamento.

Los indicios que apuntan a Angela

El 22 de junio, la pareja cenó en casa del empresario en compañía de sus dos hijos, de 4 y 8 años. En estas ocasiones, José María solía dormir en su habitación mientras que Angela dormía en otra o con sus hijos, pero las cámaras del domicilio registraron cómo su mujer entró hasta trece veces en su habitación durante la noche.

Ella sabía que había cámaras, así que se escondió detrás de la puerta de la nevera para manipular algo, momento en que, según los investigadores, aprovechó para preparar las dosis de insulina que durante la noche le inyectó a su marido.

La sospechosa, que está estudiando el último año de medicina, ha argumentado que las inyecciones contenían vitaminas y alguna sustancia para adelgazar, pero esto no habría podido provocarle la bajada de azúcar que le causó el coma. Al parecer, Mainat estaba profundamente dormido y no ofreció mucha resistencia cuando su mujer le quiso poner las inyecciones, a pesar de negarse en un primer momento.

Otro de los indicios más sospechosos sobre las actuaciones de Dobrowolski durante la noche fue la utilización de un glucómetro, que los diabéticos, como Josep Maria Mainat, usan para conocer sus niveles de azúcar en la sangre. Ella no sabía que el glucómetro registra todas las medidas y dejó rastro sobre su uso entre las 1:20 horas y las 02:41 horas de la madrugada. Finalmente, los niveles de azúcar bajaron y el hombre entró en un cuadro de hipoglucemia con riesgo de muerte, pero ella, según los Mossos, no actuó y se limitó a esperar.

Veinte minutos después, Angela llamó el 112 para pedir una ambulancia, y la persona que la atendió le pidió que, mientras esperaban, le diera azúcar a su marido para intentar revertir su estado, pero ella respondió que no tenían azúcar en casa, un hecho que más tarde se demostró falso. Cuando llegó la ambulancia, Mainat ya había entrado en coma.

Los Mossos, cuando revisaron el glucómetro, encontraron un nuevo indicio sospechoso, ya que la última de las medidas marcaba unos niveles de azúcar normales en la sangre. Según explicaron, este hecho demuestra que Angela midió el azúcar ella misma para encubrir la tentativa de homicidio y justificar el tiempo que tardó en llamar los servicios de emergencia, argumentando que las lecturas finales eran correctas.

Josep Maria Mainat acabó ingresado en el hospital esa noche, donde estuvo dos días más hasta recuperarse. Desde 'La Vanguardia' han contactado con el empresario, que ha decidido no ofrecer declaraciones y limitarse a responder que el caso ya está en manos del juzgado.


Comentarios

envía el comentario