José María, DJ muerto por una bala perdida en una fiesta en Marbella

El DJ fallecido en una fiesta ilegal fue amenazado por la música que pinchaba

El presunto autor del disparo que acabó con su vida, le dijo que no le gustaba

Fue un suceso que impactó principalmente en la Costa del Sol, pero también en buena parte de España, hace apenas unas tres semanas. Era finales de marzo en Marbella, concretamente en la madrugada del día 29, cuando tenía lugar una nueva fiesta ilegal. Por desgracia, esta no acabó con la intervención de la policía por las infracciones de la normativa para frenar el covid, sino que se tuvo que lamentar la muerte por un disparo fortuito de Jose María, más conocido dj JM Ares, el DJ que estaba pinchando en la misma que veía truncada su vida con solo 41 años

Como decíamos, han pasado varias semanas y la policía, más exactamente agentes de la Unidad contra la Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la comisaría de Marbella, han seguido trabajando para esclarecer el caso, habiéndose producido ya varios arrestos, incluido el del autor de los disparos. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Y eso que no lo tuvieron fácil en un principio. Pues aunque alguien de la fiesta llamó a emergencias pidiendo una ambulancia para una persona que había recibido un disparo. Pero cuando llegaron allí los sanitarios y la policía solo se encontraron con el cuerpo ya sin vida de Jose María que había recibido el impacto en el cuello. No se pudo hacer nada por salvarlo y los médicos solo pudieron certificar su fallecimiento. 

Los agentes abrieron entonces una investigación que, cómo explicábamos, acabaría dando sus frutos días tarde. Pero hasta ahora no habían trascendido algunos detalles que pueden explicar en parte la desgraciada muerte del disc-jockey. 

En el atestado policial, según explica el diario 'SUR', consta que el autor del tiro que acabaría con la vida de Jose María ya había protagonizado un encontronazo con él. Según los investigadores, en algún momento de la muerte el presunto autor de los disparos habría llegado a amenazar de muerte al DJ. El motivo para hacerlo era que no le gustaba la música que estaba sonando en ese momento, así que trató de intimidar al fallecido para que la cambiara. 

No tardarían muchos minutos en producirse los disparos que impactarían en Jose María, aunque ya se ha explicado que en principio los tiros se habían realizado en otra habitación. El autor de los mismos es un hombre de origen alemán vinculado a la banda motera Hells Angels (Ángeles del Infierno), cuyos miembros en sus múltiples secciones por todo el mundo han estado relacionados con el tráfico de armas, el narcotráfico y las extorsiones. Un grupo de moteros habría estado sentado en una mesa justo al lado de la cabina del DJ. 

Pese a las amenazas vertidas, la policía no cree que hubiera realmente una intención de matar a Jose María. Habrían considerado estas amenazas más como una «bravuconada», según el medio citado. Hubo un momento de la noche en que el detenido sacó una pistola y pegó dos tiros al techo. Uno de ellos rebotó e impactó en el cuello del DJ. Él mismo trató de dirigirse a la cocina tras recibir el impacto, pero cayo rápidamente al suelo. Dos personas habrían tratado de asistirle, pero todo el mundo se marchó al ver la gravedad de su estado. 

Ya son 10 los detenidos por la muerte de Jose María

Los agentes no tardaron ni 48 horas en realizar las primeras detenciones. En Málaga caían el autor de los disparos, de 30 años, y su escolta, también alemán de 28, a quién se imputa encubrimiento y omisión del deber de socorro. Se evitó por poco que se marcharán de España. 

Tras unas últimas detenciones en las últimas horas ya son 10 las personas arrestadas por este caso. Se trata de dos acompañantes del autor de los disparos, un ciudadano alemán de 43 años y un iraquí de 34, los organizadores de la fiesta, una dominicana de 53 años y un español de 35, los tres empleados de seguridad, tres españoles de 43, 44 y 47 años y otro español de 40 años que también estuvo pinchando.