Agente de la Policía Nacional en primer plano durante un control de carretera

El 'Rambo de Requena': Continua ingresado en la UCI junto al policía herido

Debido a la especial situación de riesgo, los agentes, para poder proceder a su detención, se vieron obligados a dispararle en una pierna

El delincuente conocido como el 'Rambo de Requena', Pedro Lozano, sigue ingresado  en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, tras resultar herido  durante su detención  este lunes, en la localidad turolense de Andorra, tras haber protagonizado un tiroteo  en una gasolinera de la localidad de Muniesa, en la misma provincia, hiriendo  en el abdomen  a un guardia civil, que está ingresado en el mismo centro hospitalario.

Fuentes de la Benemérita han explicado a Europa Press que ambos evolucionan favorablemente y no se teme por su vida. El 'Rambo de Requena' se encuentra ingresado en un planta reservada para presos y detenidos. Cuando mejore de su herida, se le tomará declaración y después pasará a disposición judicial.

Un agente resultó herido por arma de fuego

Los hechos tuvieron lugar a las 15.30 horas de este lunes, cuando un componente de la Guardia Civil de la localidad de Muniesa resultó herido por arma de fuego por un hombre que, tras agredirle, se dio a la fuga.

Inmediatamente, se estableció un dispositivo de búsqueda y localización, que tuvo lugar sobre las 18.00 horas, en el término municipal de Andorra. Debido a la especial situación de riesgo, los agentes, para poder proceder a su detención, se vieron obligados a dispararle en una pierna.

Tanto el detenido, como el guardia civil herido fueron trasladados  al Hospital Miguel Servet. Asimismo, la Benemérita le tomó las huellas para confirmar su identidad.

El 'Rambo de Requena' ha cometido numerosos robos  desde el pasado mes de febrero en casas deshabitadas de la Comunidad Valenciana y de Teruel. El primer robo constatado se produjo el 25 de febrero tras la ocupación de una vivienda de forma ilegal en la pedanía Los Cojos de Requena. Desde entonces, la Benemérita ha desplegado varios dispositivos para su localización y detención.

Su modus operandi ha consistido en entrar en viviendas no habitadas, sustraer comida  y robar vehículos bajo violencia e intimidación para abandonarlos o estrellarlos.