Dos agentes de la Guardia Civil de Tráfico en un control policial durante el día 32 del estado de alarma

La hazaña de un ciclista permite a la Guardia Civil encontrar a quien le atropelló

La víctima quedó gravemente herida en el suelo, pero consiguió escribir en la arena algunos números de la matrícula del coche, que huyó tras el atropello

Un ciclista que había sido atropellado por un conductor, que luego se dio a la fuga, consiguió aportar las pruebas suficientes para que la Guardia Civil le detuviese mientras aun estaba gravemente herido en el suelo. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Los hechos sucedieron el pasado 20 de octubre en la localidad almeriense de Níjar. La víctima estaba circulando con su bicicleta en un camino de tierra entre invernadores que une la carretera AL-3106 con la Rambla Altar de la localidad. Fue entonces cuando el ciclista recibió un fuerte golpe al ser atropellado por el vehículo, quedando herido de gravedad en el suelo mientras el conductor del vehículo se marchó del lugar. 

A pesar de la gravedad del accidente, la víctima consiguió escribir en la arena del suelo algunos dígitos de la matrícula del coche que le había atropellado, lo que ayudó a la Guardia Civil de Tráfico a localizar al sospechoso y detenerlo.

Tras las correspondientes investigaciones, los agentes consiguieron dar con el vehículo que había estado involucrado en el atropello, un Volkswagen Golf, que se encontraba en un cortijo cercano a la vivienda de su titular y tapado con varios plásticos para ocultar los daños que se habían producido durante el golpe. 

Además, los agentes descubrieron que el vehículo no tenía el seguro obligatorio y que tampoco había pasado la inspección técnica de vehículos (ITV). Cuando localizaron al titular del vehículo, el sospechoso admitió los hechos pero intentó engañar a los agentes mostrándoles otro coche, de similares características, pero que sí tenia seguro y la ITV en regla. Ese segundo vehículo era propiedad de un familiar, pero no tenía los daños que se corresponderían con un incidente en las circunstancias en que había sucedido el atropello.

Tras recoger todas las pruebas, los agentes detuvieron al sospechoso, que fue puesto a disposición judicial junto al resto de pruebas en el Juzgado de Instrucción Número 3 de Almería. 

Detenido el autor de un atropello mortal de un joven de 23 años en Almería

La Guardia Civil ha detenido a otro sospechoso de haber atropellado a un joven de 23 años en la provincia de Almería. El accidente se produjo el pasado 17 de septiembre en la carretera que une los núcleos de población de Los Grillos y El Viso, en la localidad almeriense de Níjar. 

La Comandancia ha informado que el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) del Subsector de la Guardia Civil de Almería encontró al supuesto autor del atropello después de un «exhaustivo control» de todos los vehículos que coincidían con las características del que estuvo implicado en el accidente. 

Los agentes que acudieron al lugar del accidente encontraron restos del vehículo, un Peugeot 208, que había huído del lugar de los hechos tras atropellar a un joven de 23 años que acabó falleciendo a consecuencia de las gravedad de las heridas. 

La Guardia Civil buscó el vehículo en los municipios de la zona y contactó con varios vecinos para obtener más información sobre el posible paradero del vehículo, pero finalmente fueron otros agentes del Instituto Armado quien informaron que una persona había acudido a dependencias policiales para comunicar el choque de su vehículo con un animal en la carretera.

Los agentes se trasladaron hasta el domicilio de la persona que había informado sobre ese accidente, y encontraron un vehículo que presentaba daños compatibles con los restos que se encontraron en el lugar del atropello del joven de 23 años.

Ante estas pruebas, los agentes detuvieron al joven que había denunciado el accidente con el animal, quien pasó a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Almería.