Victor Sandoval en un plató de televisión

Víctor Sandoval se derrumba: 'Hay días que quiero irme de un infarto y no enterarme'

El colaborador ha contado a sus compañeros de 'Sálvame' el duro momento que atraviesa

Desde que se separara de su marido (Nacho Polo), el presentador Víctor Sandoval no ha vuelto a ser el que era. Así, ha tenido que hacerle frente a una dura etapa a nivel psicológico y sentimental que parece que no ha llegado a acabar.

Es cierto que los espectadores de 'Sálvame' podían pensar que había mejorado por su actitud, pero parece ser que no es así.

Él se ha sincerado con sus compañeros del programa de Telecinco y con el público. Así, ha desvelado que no se encuentra bien y que la tristeza le embarga desde hace tiempo.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El origen de la confesión

Cualquier tarde suele ser conflictiva para alguno de los colaboradores de 'Sálvame' y una de las de esta semana ha sido para Víctor Sandoval. En concreto, la misma ha empezado a torcerse para él cuando Kiko Matamoros le ha acusado de no hacer bien su trabajo. Y es que le ha dicho que no está atento a los videos que se ponen.

Esa acusación ha enfadado enormemente al colaborador que le ha respondido a su compañero de esta manera: «Cuidadito. Cuidadito. Conmigo no. Por ahí no, que yo no soy Anabel Pantoja. Que yo sí atiendo a los videos, que lo que más intento cuidar yo es mi trabajo».

Víctor Sandoval se sincera

Después de frenar el ataque de Matamoros, Víctor no ha dudado en sincerarse con sus compañeros. Así, les ha expuesto que no está atravesando un buen momento.

En concreto, lo primero que ha dicho ha sido: «Durante la pasada semana lo estuve pasando muy mal. Menos mal que con David Valldeperas me subió un poco el ánimo». A eso ha añadido: «Yo estaba aquí como vaca sin cencerro, sin rumbo, sin orientación, perdido...».

De la misma manera, ha indicado que el director de 'Sálvame' le ha dicho que tiene que ver las cosas de otra forma, más positiva, y que está intentando hacerlo.

Una fase de su vida muy dura

Al escuchar esas palabras sus compañeros de 'Sálvame' han querido conocer qué le sucede realmente. Y él se ha abierto con ellos. De ahí que les ha contado que «He estado en una etapa muy depresiva. Pasé un año fatal, un año horroroso. Tengo la puñetera manía de todo el mundo contra mi persona y de ser una drama queen en esencia».

Asimismo, ha añadido que «no veo el vaso medio lleno, veo el vaso medio vacío. Es más, lo veo vacío y roto, así de claro».

En ese punto, el presentador del programa (Jorge Javier Vázquez) le ha hecho una pregunta muy dura: «Víctor, ¿a ti te gusta vivir?».

El colaborador a esa cuestión ha respondido con una cruda sinceridad: «Ha habido días, te lo digo completamente en serio, que pienso: 'Ojalá me muera por la noche de un infarto para no enterarme'. Te lo juro con el alma».

Además, ha añadido: «Es que hay días que pienso que para qué vivo ¿Ahora qué hago? Me levanto, paseo al perro, no sé si me llamarán hoy o no...Mientras tenga trabajo, puedo ir pagando, pero el día que no tenga trabajo ¿qué hago?».

En ese momento ha hecho una dura reflexión sobre su futuro laboral, que le preocupa mucho. Así, ha dicho: «A lo mejor me quedo sin trabajo con 57 años ¿De qué trabajo? Ya ni de puta valgo».

Sus compañeros han intentado animarle para que vea las cosas positivas y se centre en el ahora. De esta manera, por ejemplo, María Patiño le ha dicho que piense en el presente. Mientras, Kiko Hernández le ha comentado: «Mira María Teresa Campos, ha logrado trabajo con 79 años».

Los momentos más complicados de Víctor Sandoval

Este último año ha sido especialmente difícil para el colaborador porque, entre otras cosas, ha perdido a sus padres. Su progenitor falleció en febrero y su madre, Asunción Novillo, murió a los 92 años en el mes de mayo por el Covid. Dos pérdidas estas que han causado un gran dolor en aquel.

Esa circunstancia ha llevado a que Víctor reconozca que ha sufrido y está sufriendo mucho. Tanto es así que ha llegado a reconocer que «María Patiño ha venido a mi casa para que saliera de la cama».

Además ha afirmado que «el problema lo tengo yo. No es una cuestión ni de psicólogo ni de psiquiatra. Es un problema de autoestima y no es depresión». Eso sí, ha dejado patente que la pandemia le está pasando mucha factura, porque tiene miedo a salir a la calle y porque ve limitada su vida por ese temor.

No obstante, ha manifestado que está intentando, poco a poco, ilusionarse más con el trabajo e incluso animarse a conocer a alguien. Y quizás le ayuden los mensajes de comprensión y fuerza que le han dejado en redes sociales sus seguidores, tales como este: «Ánimo. Ya llevas mucho tiempo desencantado de la vida y te pasará factura. Te tengo cariño. Cuando sientas ese desánimo y tristeza, date un paseo por los hospitales y piensa en la gente que ruega poder salir de la UCI. Seguro que te animarás».