El dolor de un colaborador de 'Sálvame' tras lo ocurrido en el bautizo de su hija

En este día tan especial para la pequeña hubo grandes ausencias

Colaboradores sentados en el plató de 'Sálvame'.
Nuevo bautizo en 'Sálvame' | Telecinco

Gustavo González lo está pasando mal. El colaborador de ‘Sálvame’ guarda un sabor agridulce de la celebración del bautizo de su pequeña Mía.

Al paparazzi le habría gustado celebrar este día tan especial para su hija, fruto de su relación con María Lapiedra, junto a toda la familia, pero no ha podido ser.

Sus hijos mayores, fruto de la relación con su ex mujer, no acudieron al acto. Esta situación tiene entristecido al colaborador de ‘Sálvame’. Y es que en este día tan especial para la pequeña sus hermanos prefirieron no acudir.

Desde su separación, Gustavo González trata de conservar una buena relación con sus hijos mayores, pero parece que no lo está consiguiendo. Y es que quizá las formas en las que se rompió su matrimonio todavía duelen a sus primogénitos.

«En la ceremonia estuvieron muy presentes porque fueron nombrados y recordados y yo, lógicamente, me emocioné. Hay que dar tiempo, yo hice las cosas muy mal, hice un daño que espero que vaya remitiendo», ha confesado Gustavo González con cierta emoción.

Además de los problemas con sus hijos mayores, Gustavo González señaló que ninguno de sus compañeros de programa le había dado la enhorabuena por el bautizo de Mía.

Gustavo González en un plató de Telecinco junta a su pareja María Lapiedra
Gustavo González en un plató de Telecinco junto a su pareja María Lapiedra | GTRES

«No pasa nada. En esa ceremonia estuvo la gente que, bueno, dentro de las circunstancias, pudo estar porque teníamos que ser familiares y pocos amigos», ha explicado.

De la gente que me quiere sí he tenido ese mensaje. Son compañeros, sé que alguno me tiene mucho afecto y también he aprendido a aceptar y a querer de esta manera», ha confesado el colaborador de ‘Sálvame’.

Así fue el nacimiento de Mía 

Alrededor de las 20.30 horas del pasado 23 de abril, un alegro y emocionado Gustavo González conectaba en riguroso directo con ‘Sálvame’ para dar el parte informativo sobre cómo había transcurrido el parto.

El paparazzi confesaba que había podido cortar el cordón umbilical y que había sido un momento de lo más emotivo.

«Me he comido a besos a María durante el parto y me he comido a besos a Mia cuando ha nacido», confesaba Gustavo al borde de la lágrima.

Además, desvelaba que había hablado con sus hijos. «A los primeros que le he anunciado el nacimiento ha sido a mis hijos y me han dado la enhorabuena. Estoy seguro que esta niña va a ser un nexo para que nos acerquemos mis hijos y yo», explicaba el colaborador televisivo.

Lo cierto es que este nexo de unión no es tan fuerte como Gustavo González pensaba. Quizá el paso del tiempo ayude a que la relación entre la familia vuelve a ser lo que era.


Comentarios

envía el comentario