Víctor Sandoval, Kiko Matamoros, Lydia Lozano, Raquel Bollo y otros

Telecinco pone firmes a los colaboradores de Sálvame: «Suspendidos de empleo y sueldo»

El programa y la cadena no están dispuestos a que las faltas de respeto sean el pan de cada día

'Sálvame'  lleva una semana mareando la perdiz decidido que es lo que tienen que hacer con los dos colaboradores y que la pasada semana protagonizaron una grotesca escena entre gritos, insultos y gestos ofensivos, cuando el programa se estaba emitiendo en directo y en horario protegido. Estamos hablando de Rafa Mora y Anabel Pantoja que discutían por ver cuál de los dos era más leal a Kiko Rivera, sin saber que lo que se estaba decidiendo era cuál de los dos era más mal educado.

Los colaboradores lejos de arrepentirse de sus actos siguieron durante toda la tarde faltándose al respeto sin saber que esto les iba a repercutir en su trabajo, generando drásticas decisiones y que pueden sentenciar tranquilamente su futuro en el exitoso formato de Telecinco. El lunes el programa abrió una encuesta para pedir a los espectadores que eligiesen cuál de los dos colaboradores debería de ser despedido y aunque el elegido para abandonar fue Rafa Mora, el programa ha acabado decidiendo que deberían de ser los dos quién pagasen por sus malos actos, pasándose por el moño la opinión de los espectadores.

De hecho, los directores de 'Sálvame' dijeron que les era muy difícil tomar ellos mismos una decisión justa y ejemplar y que por ello, habían pedido ayuda a los jefes de la productora y de la cadena para que los ayudasen a decidir la sanción que recibirían ambos colaboradores. Esta reunión de latos mandatarios se produjo ayer jueves y hoy el programa se había comprometido a comunicar la decisión final antes de que finalizase la emisión del programa de hoy.

Carlota Corredera se ha posicionado en el centro del plató y ha abierto un sobre que contenía un comunicado firmado por sus jefes y que contenía lo que iba a pasar con Rafa Mora y Anabel Pantoja, que atendían con mucha atención sabiendo que quizás en ese escrito se anunciaba que ya no seguían trabajando en el programa.

La carta empezaba recordando a los colaboradores que el programa lo ven millones de personas cada día y todos ellos con una realidad distinta y que quizás se podían sentir ofendidos por sus improperios constantes. Por este motivo, se les recordaba que a pesar del fervor que acostumbra a haber en los debates del programa, hay unos límites que se tienen que respetar, puesto que se trata de un puesto de trabajo y no de una quedada entre amigos. Por todo esto, la dirección ha decidido que los dos estarán una semana entera suspendidos de empleo y sueldo, quedándose en su casa sin poder intervenir en ninguna de las emisiones del programa. De este modo, dejarán hueco a otros compañeros y que podrán aumentar sus días de trabajo al quedar vacantes dos de las sillas de las codiciadas mesas de 'Sálvame'.

Es un aviso a navegantes

A pesar de que esta medida afecta directamente a Rafa y Anabel, el programa ha dejado claro que esto tiene que entenderse como un ejemplo para el resto de tertulianos y que todos están igual de expuestos que los dos colaboradores castigados. También se ha detallado que si esto vuelve a ocurrir las medidas serán aun mucho más duras y que entonces, sí que se plantearían un despido total para todos aquellos que perturben la paz y el buen rollo del formato.

Por su parte, Corredera ha dicho que se va a llevar la carta a su casa y que se la va a volver a leer para interiorizar lo que han querido transmitir los directivos de la cadena y de la productora. Pues esto afecta a todos los que ahí trabajan y por lo tanto, cualquier paso en falso podría convertirse en el adiós de cualquiera de los que forman parte de 'Sálvame'.