Mila Ximénez, emocionada, se lleva una mano a los ojos

El sueldo de Mila Ximénez en 'Sálvame', a la luz mientras sigue de baja

La colaboradora es la tercera mejor pagada del programa de Jorge Javier Vázquez

La vida de Mila Ximénez podría inspirar a cualquier director de cine: amores secretos, divorcios millonarios, traiciones, y un sinfín de tramas que le han convertido en el personaje más icónico de la prensa del corazón. 

La sevillana viajó a Madrid con un médico que le prometió amor eterno. Este hombre estaba casado, y era bastante mayor que ella. Estuvieron juntos durante un tiempo, y su relación parecía perfecta.  

Mila comenzó a acudir a fiestas exclusivas, y a codearse con personalidades muy relevantes. En una ocasión coincidió con el tenista Manolo Santana, y supo que sus vidas se habían cruzado para siempre.  

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La pareja de la tertuliana quiso poner fin al noviazgo. En un primer momento, la noticia supuso un duro mazazo para ella. Aunque, en cuanto se recompuso, le advirtió: «tú ahora me dejas, pero yo algún día saldré en la portada de '¡Hola!'» 

Por aquel entonces, la colaboradora ya conocía a Manolo Santana, y supo que su futura relación le ayudaría a cumplir su promesa. Mila se casó con el tenista, tuvieron una hija en común y, al poco tiempo, se divorciaron de una forma bastante traumática.  

En una de sus entrevistas, la sevillana confesó que llegó a detestar a su exmarido. Le fue infiel en una infinidad de ocasiones, muchas veces con sus íntimos amigos. Así que, en cuanto Santana tuvo ocasión, le dio una patada y le expulsó de su vida.  

La colaboradora lo perdió todo: dinero, familia, y fama. Durante unos años, estuvo desaparecida de la televisión, y ningún periodista quería saber nada de ella. Pudo sacar un pequeño benefició de su separación. Pero, unas malas inversiones le condujeron a una terrible ruina económica.  

Mila pasó de protagonizar las páginas de las mejores revistas, a estar condenada a un exilio que estuvo a punto de acabar con ella. Durante un tiempo, su teléfono dejó de sonar: no le invitaban a fiestas, no le pedían entrevistas, y la televisión le dio la espalda.  

¿Cómo logro convertirse en el rostro mejor pagado de Telecinco? 

Jorge Javier Vázquez presentaba 'Aquí hay tomate', un programa que pretendía sacar a la luz los secretos de los famosos más relevantes. El catalán era consciente de que Mila Ximénez tuvo una relación muy estrecha con Isabel Pantoja, y se puso en contacto con ella para intentar hacerle una entrevista.  

Por aquel entonces, la tonadillera estaba saliendo con Julián Muñoz, y Mila tenía información muy jugosa sobre este noviazgo. Era consciente de que, esa intervención, podría abrirle de nuevo las puertas de Telecinco. Así que, no dudó en contar todo lo que sabía.  

Después de su participación en 'Aquí hay tomate', muchos programas de la cadena se pusieron en contacto con ella. Concedió varias entrevistas hablando sobre los secretos de la Pantoja, y sus responsables le terminaron ofreciendo un puesto fijo como colaboradora en varios espacios.  

La exmujer de Manolo Santana recuperó su trono mediático y, poco a poco, se convirtió en un rostro imprescindible en las tertulias de corazón. Lleva trabajando en 'Sálvame' desde los primeros programas, y su sueldo es el tercero más elevado del formato.  

Mila Ximénez cobra 1.000 euros por cada tarde que trabaja en Telecinco. Por encima de ella solamente está Belén Esteban y Kiko Hernández. Además, la tertuliana ha participado en los programas más importantes de la cadena: 'Supervivientes' y 'Gran Hermano Vip'.  

Los directores de Telecinco le ofrecieron un contrato muy jugoso para que viajara a Honduras. Según ha salido publicado, recibía 40.000 euros por cada semana que pasaba dentro del concurso. Una retribución muy similar a la que percibió por convivir dentro de la casa más famosa de la televisión.  

Mila Ximénez lleva dos meses apartada de los focos. El tratamiento que pretende frenar su enfermedad, le deja completamente destrozada, y la colaboradora ha decidido desaparecer durante un tiempo. Sin embargo, gracias a su suculento sueldo mediático, este retiro no supondrá ningún problema para ella.