Sálvame, en vilo: 'Me desperté y lo vi rígido y muy pálido'

El caso Mainat está siendo analizado con lupa en el programa de las tardes, y las declaraciones de Dobrowolski han provocado desconcierto

Colaboradores sentados en el plató de 'Sálvame'.
'Sálvame' comenta el caso Mainat | Telecinco

El intento de asesinato de Josep Maria Mainat por su esposa Ángela Dobrowolski ha sido una de las noticias más escabrosas y sorprendentes de la actualidad de estas últimas semanas. En ‘Sálvame’ llevan toda semana analizando los pasos que dio el matrimonio y cómo llegó la situación a los extremos de intentar su esposa asesinar al productor musical, un hecho que no deja de impresionar a todos los colaboradores y para el cual nadie puede encontrar una explicación plausible, a parte de la motivación económica, que parecería ser el principal motivo, según los Mossos.

La investigación de los Mossos sobre el presunto intento de asesinato perpetrado por Ángela sigue su curso y esta se podría enfrentar a cargos muy duros, de confirmarse lo que las pruebas vienen indicando y las cámaras del domicilio grabaron. Recordemos que la mujer le inyectó varias dosis de insulina por la noche a su marido mientras dormía, entrando y saliendo hasta en 13 ocasiones de su dormitorio según captaron las cámaras; unas inyecciones que le provocaron una bajada de azúcar y le causaron un coma.

Pero Ángela Dobrowolski tiene su propia versión de lo hechos, y ahora ha trascendido la declaración que ella misma hizo a la policía antes incluso de que fuera investigada formalmente por intento de asesinato: «Antes de irme a dormir mi marido me dijo que no se encontraba bien, yo le tomé la glucemia y estaba bien [...] Me desperté y lo vi rígido y muy pálido, y al mirarle el nivel de azúcar estaba en 46 de glucosa en sangre [...] Al verlo así llamé al SEM y cuando llegó mi marido empezó a decir a los sanitarios: 'Me quiere matar, me quiere matar, la inyección azul', refiriéndose a mí», una declaración que ha dejado pálido a los de ‘Sálvame’.

La versión de Dobrowolski a la policía

El 11 de julio Dobrowolski se presentaba ante los Mossos para prestar declaración. Según las palabras de Dobrowolski, a las doce de la noche le pinchó a su marido «con su total consentimiento un medicamento de color azul llamado Saxenda, que sirve para adelgazar y que en ningún caso según su prospecto provoca hipoglucemia».

Sin embargo, fue a las tres de la mañana cuando se percató supuestamente de que su marido estaba enfermo. «Empezó a hacer ruidos extraños», explicó ante los agentes, tras confirmar que estaba en la habitación de su exmarido porque pasaron la noche juntos.

A partir de ahí, la mujer de Mainat asegura que su marido inició una campaña de acoso y derribo contra ella, contratando unos detectives privados para que la investigaran y que alguien había cambiado sus contraseñas de correo electrónico y redes sociales; presionándola, según ella, para que firme su acuerdo de divorcio. Una versión de los hechos que los Mossos han cuestionado seriamente y a la que no han dado ninguna credibilidad.

 

Comentarios

envía el comentario