Imagen del plató del Sálvame

Sálvame pone a Lydia Lozano en el punto de mira por su cicatriz tras operarse

Cuestionan en directo la intervención de la colaboradora

Hace poco más una semana que Lydia Lozano tuvo que ser intervenida por un problema en las cervicales. La periodista y colaboradora de 'Sálvame' llevaba tiempo padeciendo unos fuertes dolores y hormigueos en las manos que le impedían realizar tareas normales del día a día como peinarse. Todo apuntaba a que era debido a un problema en la médula y finalmente, tras revisiones con su médico, se llegó a la conclusión de que debía ser operada.

Lydia permaneció de baja varios días hasta que finalmente pudo regresar a su puesto de trabajo. Muy contenta por su regreso, la colaboradora se ha cuidado mucho en no enseñar la cicatriz que tiene en su cuello y siempre intenta que el apósito que lleva esté cubierto con alguna prenda de ropa. Ella misma confesó que es Charlie el que se encarga de realizarle las curas pues ella es muy aprensiva y ni siquiera se mira la herida que tiene. Algo que ha levantado las sospechas en el plató.

Kiko Hernández duda sobre la cicatriz de Lydia Lozano

Con una silla especial para que Lydia Lozano no fuerce la espalda, la colaboradora regresaba a su puesto de trabajo tras ser operada de las cervicales. Haciendo gala de su coquetería, Lozano procura tapar la herida que la intervención le ha dejado en el cuello con apósitos, pañuelos o cuello alto. Sin embargo, su esfuerzo fue en vano para Kiko Hernández que no dudó en mostrar su escepticismo en directo hacia la herida que presentaba su compañera..

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«¿Sabes lo que me extraña? Que si te han operado de esta parte de aquí de los huesos, te abran por aquí» le preguntaba Hernández mientras se señalaba diferentes partes del cuerpo sin entender que si la operación era de la parte de atrás cómo tenía una herida al lado del cuello. «Se lo tengo que preguntar a un especialista porque cuando la he visto con la tirita...» añadía el colaborador.

Kiko Hernández cuestionaba así la existencia de la cicatriz de Lydia Lozano y le hacía una petición: «¿Nos enseñarías la herida?» le preguntaba para así salir de dudas y saber si la colaboradora no mentía. Lydia se negaba a hacerlo afirmando que «me parece muy desagradable» y explicando que la curación «está muy bien». «Enseñar una cicatriz en televisión es muy gore» reiteraba.

A pesar de las muestras de cariño que el propio Kiko le dedicó a Lydia tras haber sido intervenida, el colaborador no ha perdido la ocasión para chincharla en cuanto ha podido poniendo en duda públicamente la herida que su compañera tiene en el cuello al más puro estilo 'Sálvame'. Y es que ni estando convaleciente, Lozano se libra de ser cuestionada en el plató.

Charlie se ha convertido en su enfermero

Días antes de que Lydia Lozano acudiera de nuevo al plató de 'Sálvame' conectó por videollamada con sus compañeros para explicarles cómo se encontraba. Aseguró haber pasado mucho miedo por lo complicado de la intervención pensando en que podría quedarse en silla de ruedas. Afortunadamente todo fue bien, y la periodista pudo regresar a su casa para continuar con la recuperación.

Lydia siente pánico por los hospitales y es muy aprensiva. Ella misma fue la que confesó que no se había visto la cicatriz que llevaba en el cuello y que era su marido el encargado de realizarle las curas. Unas curas que parece haber realizado a la perfección, pues como la propia Lydia aseguró, la herida está mejorando y curándose correctamente.

Quedará por saber si esta cicatriz estará patente en su cuello para siempre y si, a partir de ahora, veremos a la periodista cubriéndose para que no sea visible. Con y sin pañuelo, Lydia Lozano siempre luce perfecta.