Lydia Lozano

'Sálvame' destapa todas las mentiras que contó Lydia Lozano en 'Mi casa es la tuya'

La colaboradora habría mentido en más de cinco ocasiones

Lydia Lozano  se sintió muy cómoda en la entrevista que le realizó  Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya', tanto que según parece, se atrevió a colarle algunos faroles al presentador. Esto no es que lo digamos nosotros, pues 'Sálvame'  ha realizado un extenso estudio dónde se recogen todas las contradicciones de la colaboradora y que se pueden demostrar con anteriores apariciones televisivas de la protagonista, dónde ella misma se acaba contradiciendo.

Lozano contó en la entrevista que ella nació oncemesina, es decir, que pasó once meses en la barriga de su madre, una historia que ha desmontado un ginecólogo que ha sido invitado al programa para hablar de las probabilidades de que lo que estaba contando la periodista fuera cierto. El médico ha dicho que es prácticamente imposible que una persona esté once meses gestando a un bebé, pues la placenta aguanta un tiempo concreto que ronda los nueve meses, semana arriba o semana abajo.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Esta mentira no ha sido la única que ha contado Lydia. Bertín le preguntó a la periodista si su marido, Charly, le había pedido que dejase su profesión  en televisión cuando veía que lo pasaba mal. Ella le respondió a Bertín que no, que nunca se lo había pedido pero por sorpresa de todos, 'Sálvame' mostraba otra entrevista que se le hizo a la colaboradora dónde afirmaba que su marido le había pedido en multitud de ocasiones que dejase su empleo.

La colaboradora podría haber mentido sobre la fortuna que ha ganado

La canaria no dudó en alardear del  dineral  que ha ganado con su trabajo en los medios de comunicación. Recordemos que narró como había ganado seis mil euros en uno de sus primeros trabajos como redactora en una agencia de noticias, un dato que hoy también ha sido cuestionado, comparándolo con la cifra con los salarios que se pagaban en aquel entonces y que no llegaban ni a un cuarto de lo que cobraba la redactora.