Rafael Amargo perseguido por la prensa en Madrid

Rafael Amargo acusa al director de los calabozos policiales de no haberlo tratado bien

El abogado del artista acusa al responsable de los calabozos de haber filtrado datos a la prensa

Rafael Amargo  tenía previsto presentar hoy su nuevo espectáculo teatral en Madrid y que se ha acabado frustrando debido a su actualidad judicial, impidiéndole estrenar su nuevo trabajo artístico y que tendrá que retrasar hasta resolver los problemas que le están surgiendo en las últimas horas. El pasado martes, el cantaor, su mujer y dos personas más fueron detenidos en el marco de una investigación que hacia más de un año que duraba por parte de la policía y que se saldó con la detención de estas personas.

No fue hasta ayer que los tres investigados pasaron a disposición judicial para poder declarar sobre lo sucedido. A las seis de la tarde llegaban a sede judicial, siendo trasladados desde el calabozo dónde se encontraban, para poder dar su versión de los hechos y defenderse de la  fiscalía que los acusaba de tráfico de drogas y de pertenencia a una organización criminal. Por su lado, el abogado defensor excusó a su cliente de tener estas sustancias en casa para consumo propio, algo que no convenció para nada al fiscal que incluso llegó a pedir prisión provisional para Amargo hasta que se resuelva su causa judicial.

En esta ocasión, el juez ha hecho caso omiso a las solicitudes del fiscal, dejando a Amargo y a su mujer en  libertad provisional, retirándole el pasaporte y obligándole a visitar sede judicial con asiduidad para tener controlados en todo momento a los investigados. Esta tarde el artista ha ofrecido una  rueda de prensa des del teatro para anunciar la cancelación de su obra momentáneamente y respondiendo a la prensa todas las preguntas que pudiesen tener sobre su causa judicial.

Uno de los periodistas allí consagrados le ha preguntado a Amargo por el trato que ha recibido durante su paso por los calabozos. Este ha pasado la pelota a su abogado que se ha encargado de disipar todas las dudas y narrar el paso de su defendido por los calabozos de Plaza Castilla. Para empezar el abogado acusa al director de los calabozos de haber filtrado datos a la prensa, informaciones como la suspensión  de la obra de teatro y otros detalles que solamente podía saber esta persona, pues aseguran que se entiende que Amargo no ha hecho ninguna manifestación al respeto.

El cantaor sintió que no se le estaba tratando bien

Por si esto fuera poco, el abogado ha contado que este funcionario dejó encerrado  al cantaor dentro de una sala durante más de una hora y media. Y que además, le impidió ponerse en contacto con su abogado en un momento clave para poder organizar su defensa.

Sin embargo, el  reportero de 'Sálvame'  y que estos días ha estado haciendo guardia en las puertas del calabozo dónde se encontraba Amargo, ha contado una versión del todo distinta y que tira por los suelos el victimismo del cantaor. Por lo visto, Amargo habría empleado un  tono altivo y desagradable con los  funcionarios  del calabozo, llamándoles hijos del diablo y golpeando las rejas, causando así un gran revuelo en el emplazamiento.

Por si esto fuese poco, Raúl Triguero, reportero del programa de Telecinco, ha contado que en un momento dado, Amargo pidió salir del calabozo para ir al baño y a su vuelta se negó  a volver a entrar entre rejas, protagonizando una escena de forcejeo con los funcionarios que intentaban hacerlo entrar en razón.

Estas explicaciones de Amargo se corresponderían con las de su  abogado, que ha afirmado que el responsable de esos calabozos no tiene respeto por los derechos humanos y que todos tenemos por el simple hecho de existir. Además, ha cualificado al individuo de ser una persona problemática y que ya ha protagonizado otras escenas complicadas con otros presos y letrados que intentaban ejercer la defensa de estos.

Seguramente Rafael Amargo tardará tiempo en olvidar por todo lo que está pasando, una situación que podría mejorar o no, según sea el fallo del juez que se está encargando de instruir su caso.