Imagen de Kiko Hernández en el plató de 'Sálvame'

Los problemas de salud que Kiko Hernández esconde debajo de sus guantes

El colaborador ha aparecido en el plató de 'Sálvame' con unos guantes compresores negros

De un tiempo a esta parte la salud de Kiko Hernández ha llamado la atención de los espectadores de 'Sálvame'. El colaborador ha llegado en más de una ocasión al plató con ciertas dificultades que dejan en evidencia que algo no marcha del todo bien. Si hace unos meses eran unos molestos dolores en la espalda los que le obligaban a permanecer en una silla de ruedas, ahora un nuevo elemento ha preocupado a sus fans.

Hace unos días Hernández se puso al frente de 'Sálvame Limón' luciendo un misterioso guante negro que solo permitía enseñar la yema de los dedos. Un curioso complemento que, en un principio, solo utilizó en una de sus manos, pero que conforme han ido pasando los días, también ha tenido que emplear en la otra extremidad.

La razón de que Kiko Hernández lleve guantes

Kiko Hernández es uno de los personajes televisivos que con más celo guarda su intimidad. De ahí que cuando pisa el plató de 'Sálvame', todos los ojos estén puestos en su persona en un intento de descubrir algún aspecto de su vida privada dependiendo de cómo se comporte o, incluso, el estilismo que ha elegido para el momento.

Por eso cuando se puso delante de la cámara con los guantes, su apariencia no pasó desapercibida ni para la audiencia ni para el resto de sus compañeros. «Me aterrorizan esos guantes negros» soltó Jorge Javier nada más entrar en el plató. Lo que quizás muchos no sepan es que Kiko Hernández no lleva esos guantes por gusto, si no para paliar las molestias que la enfermedad que padece desde hace años está causándole cada vez con más frecuencia.

Aunque el colaborador no ha explicado en directo cuál es la dolencia que padece, fue el propio Kiko el que lo contó en una de las pocas entrevistas que ha realizado para la prensa escrita. Se trata de una enfermedad degenerativa que no tiene cura y que le provoca graves problemas de movilidad y molestias continuas como pinchazos que en ocasiones le impiden realizar ciertas tareas.

La enfermedad de Kiko Hernández

Fue en 2019 cuando el colaborador más ácido de 'Sálvame' confesaba que le habían diagnosticado artritis psoriásica. Una dolencia autoinmune y sin tratamiento que la padece entre un 10 y un 30% de la población española. Este tipo de artritis se caracteriza por dolores e inflamación en algunas articulaciones que llegan a dificultar la movilidad de las mismas.

Con el paso del tiempo, la enfermedad podría agravarse llegando a paralizar por completo ciertas partes del cuerpo. «No puedo mover bien la mano derecha, me dan pinchazos y tengo los dedos casi inmóviles» confesaba Kiko Hernández para una revista. Aunque en la actualidad no exista una cura, hay ciertos tratamientos que ayudan a evitar que las articulaciones se inflamen o causen dolor.

Tal es la angustia que siente el colaborador por los efectos de su enfermedad, que llegó a manifestar públicamente su mayor pesadilla: «Me da miedo que se me caigan mis hijas». Es por eso que Kiko Hernández ha necesitado la ayuda de unos guantes compresores especiales para la artritis para paliar las molestias que está padeciendo desde hace días en sus manos, extremidades donde con más frecuencia está notando los efectos de la enfermedad.

Mediante estos guantes y la ingesta de analgésicos y otros medicamentos, el colaborador puede ir soportando los dolores y controlando la inflamación, lo que le ayuda a seguir realizando las tareas habituales. Aunque en esta ocasión han sido sus manos las afectadas hace unos meses fue su espalda la que comenzó a dolerle.

«Esto es por la artritis psoriásica, que ahora me ha provocado lumbalgia» confesaba a sus compañeros de 'Sálvame' después de que apareciera en el plató en silla de ruedas. «Sentado no me duele nada, pero si me levanto veo a San Pedro» añadía afectado por la situación.