Mila Ximénez paseando con la mascarilla higiénica

La portada de ¡Qué me dices! desvela el estado real de Mila Ximénez

Los compañeros del formato matinal de Telecinco, ‘Sálvame’, están muy preocupados por el estado de salud de la periodista Mila Ximénez, quien continúa su lucha contra el cáncer.

Hace apenas unos días fuimos presentes de su vuelta a la que había sido hasta hace muy poco tiempo y durante muchos años, su ‘segunda casa’, tras haber estado un mes ausente. La periodista regresó a los platós con una sonrisa en la cara ante la mirada expectante de todos sus compañeros, pero muy serena y transparente a la hora de contar todos los detalles de la gravedad de su enfermedad.

Y es que, si hablamos de trasparencia y neutralidad, solo hay que ver la nueva portada del número del medio de ‘Qué Me Dices’ que ya lo podemos encontrar en los quioscos y en el que la colaboradora cuenta con todo lujo de detalles, cuál es su situación, a qué se enfrenta y cómo está siendo su día a día con el cáncer que padece. También relata que en las últimas sesiones de quimio le están dejando sin aliento, e incluso se está replanteando cómo va a enfrentar esta nueva realidad.

La periodista explicó a sus compañeros de ‘Sálvame’ que, «Se ha complicado una de las zonas, se ha disparado. Dentro de dos semanas me hacen un tac, escucharé a mi doctora y tomaré una decisión. O la decisión de continuar o de no querer vivir así. Lo que he pasado este mes no se lo deseo a nadie. No es vida. Tengo mucha fuerza, pero cada vez me cuesta más sacarla y levantarme».

Ximénez regresa a su segunda casa con mucha emoción

Tras una entrevista de sus propios compañeros, Mila reconoció que su cáncer era demasiado peligroso y se aventuró incluso a decir que «Los 70 es una edad muy elegante para morir. Estoy preparada"

Por su parte, el conductor del formato, Jorge Javier Vázquez, trató de darle algún ápice de esperanza e invitándola a que disfrutase del momento y se centrase en el día a día, aunque no le resultó nada fácil, ya que Mila, afirmó que el pasado junio que ya era diagnosticada de cáncer de pulmón, tenía las ideas muy claras. «Soy una persona que me gusta vivir, pero con calidad de vida. Si me dicen que no saben si los tratamientos van a funcionar, paro. No voy a continuar. Lo que dure. Quiero morir bien. Mi familia se pone de los nervios, pero si esto me dura dos años, los 70 es una edad muy elegante para morir. Estoy preparada».

Desde fuera quizá se ve diferente, pero es muy duro para los pacientes con esta enfermedad, el hecho de perder el pelo en u proceso tan duro, ya no solo a nivel anímico sino también psicológico. En su caso, la sevillana desde el principio está haciendo lo posible porque esto no se convierta en una realidad, «Estoy con un tratamiento durísimo, es un gorro a seis grados bajo cero durante cinco horas y media. Solamente para intentar que no se vaya del todo porque tengo el cabello muy debilitado. No puedo peinarme ni pasarme un cepillo», explicó abiertamente.

Esa misma tarde la periodista admitía que tenía su cabello muy debilitado, tanto que no se lo podía peinar y además también explicó que le habían modificado el tratamiento de la quimio, por lo que no se podía peinar».

«Es que no solo me hago la quimio. Es que yo para no perder el pelo estoy con un tratamiento durísimo y es un gorro a seis grados bajo cero durante cinco horas y media. Solamente para intentar que no se vaya del todo el pelo. Entonces es una lucha tan increíble con todo… Todo va cambiando, todo va rotando… Y ahora no sabemos», relataba.