Paz Padilla en la presentación de la obra de teatro 'La ultima tourne' en Madrid

Paz Padilla se topa con Marichalar en un surrealista directo desde una tienda

La presentadora se ha topado con el exmarido de la infanta Elena en una tienda Dior

Jaime de Marichalar se ha convertido en el inesperado protagonista de un reportaje de 'Sálvame' a cargo de la mismísima Paz Padilla.

La presentadora y actriz se ha topado de forma surrealista con el exmarido de la infanta Elena, que se ha quedado completamente desconcertado al verse involucrado en un reportaje en directo del programa de Telecinco.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Paz Padilla se topa con Marichalar en un surrealista directo de 'Sálvame'

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Este viernes por la tarde, los espectadores de 'Sálvame' vivieron uno de los momentos más surrealistas del programa con Paz Padilla y Jaime de Marichalar como protagonistas. 

La presentadora de Telecinco se desplazó en directo hasta la milla de oro de la capital madrileña para averiguar de primera mano si las botas de Raquel Bollo eran verdaderas o simplemente se trataban de una falsificación.

En su última publicación de Instagram, la colaboradora de 'Sálvame' luce unas botas de Dior que están valoradas en más de 1.000 euros, una elevada cifra que ha llevado a sus compañeros de plató a cuestionar el alto tren de vida que parece llevar Raquel Bollo

Con la intención de saber si las cuestionadas botas son auténticas o una imitación, Paz Padilla abandonó el plató de Telecinco dejando a Chelo García Cortés a los mandos para dirigirse a una tienda de lujo situada en la capital madrileña.

«Vamos a entrar en Dior, no me lo creo. Llevo una foto de Raquel Bollo, que llevaba unas botas con las que la gente está pensando si son auténticas o no son auténticas», comentaba la presentadora y humorista antes de entrar en el establecimiento.

El reportaje ya comenzó de la manera más surrealista posible. Su llegada a la tienda no fue bien recibida por los trabajadores y el guardia de seguridad le negó desde un principio el acceso a la tienda con la cámara.

Finalmente, Paz Padilla accedió al interior del local, donde la dependienta le ha explicado que la forma de diferenciar las botas auténticas de una falsificación es mediante un símbolo de estrella situado en la suela.

La presentadora corría cada poco tiempo hacia la puerta, donde la esperaban los cámaras, para trasmitir toda la información obtenida en el interior, una situación que los trabajadores observaban con completa incredulidad.

Jaime de Marichalar, pillado por Paz Padilla en una tienda de lujo de Madrid

En uno de esos momentos, Paz Padilla se topó de frente con quien menos se podía esperar. Jaime de Marichalar apareció en el interior del establecimiento y se dirigió hacia la puerta de salida intentando pasar desapercibido.

A pesar de llevar la mascarilla puesta, el excuñado del rey Felipe VI fue identificado al instante por Paz Padilla, que no dudó en abordar con preguntas al exmarido de la infanta Elena.

«¡Hola! ¿Eres Marichalar? Encantada, ¿cómo estás? Estamos en directo en Sálvame» le dice la presentadora, mientras Marichalar trata de huir hacia el interior. 

«No le vamos a molestar. Echa la cámara para allá, que va a salir Marichalar. ¿Cómo está usted? ¿Viene a comprar algún regalito? Él no quiere que se le enfoque», advertía Paz Padilla todavía en shock por el surrealista e inesperado encuentro.

Finalmente, la cámara dejó de enfocarle y el padre de Victoria Federica y Froilán consiguió salir de la tienda evitando responder las preguntas indiscretas de Paz Padilla, que quería saber si acudía mucho a esa tienda.

Tal y como informó Chelo García Cortés desde el plató de Telecinco, Jaime de Marichalar está vinculado laboralmente a la firma Dior, por lo que cabe deducir que su visita a la tienda era por un motivo profesional y no personal.