Mila Ximénez paseando con la mascarilla higiénica

Pablo, el hombre que se dedica en cuerpo y alma a salvar a Mila Ximénez

La colaboradora televisiva se está sometiendo a un tratamiento experimental para luchar contra su cáncer

Mila Ximénez está pasando por un momento duro desde que anunciara el verano pasado que sufre un cáncer de pulmón que la mantiene alejada de su trabajo y la vida social desde hace unos meses. La colaboradora televisiva se está sometiendo a un tratamiento para encontrarse mejor, pero este la deja prácticamente agotada y no se ve con fuerzas todavía para incorporarse a ‘Sálvame’.

La andaluza reveló la dura noticia sobre su estado de salud en el programa que Jorge Javier Vázquez conduce por las tardes en ‘Telecinco’. Todos sus compañeros conocían ya la situación personal de la tertuliana y no dudaron en enviarle toda su fuerza y energía para afrontar lo que se le venía encima.

Tras las cámaras, había alguien que también conocía la enfermedad de la andaluza y que no ha dudado en convertirse desde entonces en su fiel escudero. El estilista de ‘Sálvame’, Pablo Mallavia, no se separa de la madre de Alba Santana y es un pilar fundamental en lucha contra el cáncer de la polémica colaboradora de televisión.

Este estilista está al lado de Mila Ximénez y no la deja sola ni un minuto, algo que tampoco quiere hacer Belén Rodríguez. Pablo Mallavia acompaña a la ex del tenista Manolo Santana en su día a día, ya sea en casa o cuando la andaluza tiene que acudir al hospital para someterse a una nueva sesión de su tratamiento para hacer frente al cáncer. También se les ha visto en alguna ocasión compartiendo mesa en una terraza mientras tomaban algo para distraerse.

Mila Ximénez paseando con Belén Rodríguez
Mila Ximénez paseando con Belén Rodríguez y Pablo Mallavia | GTRES

¿Quién es exactamente el escudero de la andaluza?

Pablo Mallavia es un joven de Torrelavega, Cantabria, que se marchó de su tierra natal para trasladarse a la capital española y centrarse de lleno en su futuro profesional.

Estudió Producción de Imagen y rápidamente encontró su hueco en el mundo de la televisión y de la moda. En ‘Telemadrid’ realizó sus prácticas y entró en el mundo de las firmas de lujo gracias a Roberto Verino.

No obstante, este joven quiso ir un paso más allá en su trayectoria profesional y, tras conocer el mundo de las agencias de comunicación, creó la suya propia. Esta aventura empresarial le ha servido para cosechar muchos éxitos. De hecho, uno de sus cambios de imagen más sonados ha sido la mismísima Isabel Díaz Ayuso.

A pesar de que son muchos los rostros conocidos con los que ha trabajado, hay algunos que han logrado pasar la línea de lo profesional y se han convertido en amigos. Este es el caso precisamente de Mila Ximénez.

Ambos coincidieron por primera vez hace siete años en los camerinos de ‘Telecinco’. Este joven era el estilista de cabecera de muchas de las colaboradoras de programa de Jorge Javier Vázquez y poco a poco la amistad entre los dos se fue fraguando.

«Yo siempre he dicho que,  aparte de ser estilista, soy psicólogo. Influye muchísimo tanto el tema de la ropa, como los colores para coordinar con el estado de ánimo de ellas. También es cierto que en muchas ocasiones me llaman, pero yo no me puedo mojar demasiado porque estoy en el medio de todas», desvelaba en una entrevista para la revista ‘Semana’.

La forma de escuchar de Pablo Mallavia conquistó a la colaboradora andaluza, que rápidamente le dejó entrar en su vida. De hecho, cuando la madre de Alba Santana entró a ‘GH VIP’ fue él quien se encargó de gestionar sus redes sociales.

Juntos en las buenas y en las malas

Además, el estilista cántabro ha estado presente en algunos de los momentos más importantes para la ex de Manolo Santana y viceversa. El estilista siempre asegura que uno de los días en los que más orgulloso se sintió de su trabajo fue en las Campanadas que presentó su amiga junto a varios de sus compañeros de ‘Sálvame’. El vestido que lució, de la firma Duyos, tuvo una gran acogida.

Ya han pasado tres años y medio desde aquella anoche y, aunque las circunstancias han cambiado, siguen estando tan unidos o más que entonces.