Carmen Borrego fumando un cigarrillo con gafas de sol

El motivo que llevó a Carmen Borrego a perder la custodia de sus hijos en el pasado

La colaboradora habría protagonizado una complicada separación con su primer marido

Carmen Borrego ha jugado con fuego provocando a Antonio David Flores con sus entrevistas en las revistas. El exmarido de Rocío Carrasco se ha cansado y ha decidido abrir la veda contando episodios desconocidos del pasado de la hija de María Teresa Campos y que estaría dejando a la vista momentos muy duros y que habrían hecho mella en la colaboradora. Si el primer dardo hablaba del hermano anónimo que tienen Carmen y su hermana Terelu Campos, el segundo dardo ha sido mucho más duro y deja a la colaboradora en un lugar muy complicado, con muchas dudas sobre la mesa y que tiene que ver con su pasado más personal.

Antonio David animó a Carmen a que contará que pasó con la custodia de sus hijos en el pasado, una pista que ha hecho que programas como 'Sálvame' se hayan puesto a investigar y estén encontrando los primeros indicios que dejarían al descubierto el verdadero motivo por el cual Carmen dejó de tener la guardia y custodia de sus dos hijos cuando estos eran menores y ella se estaba divorciando de su exmarido Francisco Almoguera.

En el año 1996 Carmen inició los trámites de divorcio de Almoguera, un trance complicado y que acabó repercutiendo en la guardia custodia de los dos hijos que tenían en común. El exmarido de Borrego logró mostrar un seguido de pruebas que hizo que ganase la custodia de los niños, alejando a la madre de estos y llegando incluso a acusarla presuntamente de abandono del hogar. En ese momento Carmen inició un nuevo litigio para poder recuperar la custodia de los niños y no logró un buen acuerdo hasta pasados los años.

Carmen Borrego convivía solamente seis meses al año con sus hijos

Carmen empezó a convivir con sus hijos solamente durante seis meses al año, separados en periodos de tres meses y que se iban alternando con su exmarido. Teniendo estos datos, 'Sálvame' ha contactado con la abogada Yolanda Gil y que ha aportado un poco de luz sobre la sentencia que se dictaminó en el pasado. “No es habitual que se queden con el padre ni en 1996 ni en 2020. La juez se tuvo que basar en las pruebas (…) yo creo que para quitarle la guarda y custodia a la madre las pruebas tienen que ser muy contundentes”.


Comentarios