Mila Ximénez con su nuevo look en 'Sálvame'

Adelantan que Mila Ximénez habría tomado ya una determinación

La presentadora está pasando por su peor momento y se plantea 'tirar la toalla'

Mila Ximénez está pasando por uno de sus peores momentos desde que le diagnosticaron un cáncer de pulmón contra el que lleva muchos meses luchando. La periodista comenzó su batalla de la forma más positiva, mostrándose optimista y con ganas de superar su situación, curarse y poder vivir muchos años más rodeada de los suyos, pero las complicaciones de las últimas semanas le están empezando a pasar factura. 

La colaboradora de 'Sálvame' está al límite de sus fuerzas. A sus 68 años, tener que enfrentarse a una enfermedad tan dura como el cáncer le está dejando numerosas secuelas. En primer lugar, las físicas, ya que esta enfermedad produce siempre un desgaste muy fuerte, especialmente con las personas de más edad. 

Y en segundo lugar en el terreno psicológico, con una lucha constante por vivir y el recordatorio, también constante, de que no será fácil ganar la batalla. Esta situación ha llevado a Mila Ximénez a plantearse seriamente «tirar la toalla» y dejar de batallar.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Así lo ha contado un amigo de la periodista en 'Informalia', que cree que Mila «podría haber perdido las ganas de vivir». Su último ingreso hospitalario, desde el pasado lunes, 29 de marzo, agravan todavía más la situación.

Mila Ximénez «ve que su lucha contra el cáncer es tan dura que se le pasa por la cabeza tirar la toalla», explica el amigo de Mila en 'Informalia', y añade que «ya no puede más». Ni siquiera el apoyo de sus amigos y familiares está consiguiendo levantar sus ánimos, lo que está generando mucha preocupación entre ellos.

Muy pesimista sobre su enfermedad

Sobre su tratamiento, el último mensaje que la colaboradora envió a su amigo fue: «Estoy cuidándome mucho. Lo peor son los ciclos de quimioterapia, que no me puedo mover», lo que demuestra que está siendo un tratamiento agresivo que le está afectando mucho, tanto física como anímicamente. 

La situación contrasta mucho con lo vivido durante los primeros meses de la enfermedad. El día en que Mila Ximénez anunció en 'Sálvame' lo que ocurría, se mostró muy optimista: «¡Voy a poder con esto!», aseguraba, con la vista puesta en recuperarse y volver a su vida, a su día a día, a su trabajo y a estar con sus seres queridos. 

Sus compañeros también han estado cerca de ella durante este tiempo y le han estado mandando muestras de cariño y apoyo de forma frecuente. Pero sin duda, su mayor apoyo es su hija Alba, a pesar de que ella tiene muchos compromisos laborales en Ámsterdam (Países Bajos), donde vive. 

Alba va y viene cuando puede para estar con su madre, especialmente cuando pasa por sus momentos más complicados de esta lucha. De hecho, a la primera a quien Mila le confesó lo que le pasaba fue a su hija, lo que incluso la obligó a esconder la información de sus compañeros de Telecinco para evitar que su hija se enterase antes por boca de terceras personas. 

Alba Santana «se quedó en shock» cuando Mila le explicó que estaba enferma de cáncer, como ella misma le contó a sus compañeros en 'Sálvame': «No se lo esperaba, pero he jurado que voy a curarme, y tengo que cumplirlo», explicaba. «Ella viene desde Ámsterdam el 21 (de marzo), cuando se abran las fronteras extranjeras», llegó a decir. 

Ahora, su actitud ya no es tan positiva ante la enfermedad por todas las consecuencias que le están provocando, y su último ingreso hospitalario ha hecho saltar todas las alarmas por el miedo a que se rinda. Lo que está claro es que tanto sus amigos como familiares y compañeros de trabajo quieren que se cure, quieren volver a pasar tiempo con ella, y por eso le seguirán mandando todo su apoyo, tome la decisión que tome.