Mila Ximénez posando en el plató de Gran Hermano

Mila Ximénez se rompe de nuevo en 'Sálvame' hablando del cáncer que padece

La colaboradora aún no está acostumbrada a verbalizar la palabra cáncer, una enfermedad que está viviendo en primera persona

El pasado mes de junio, Isabel Pantoja  anunciaba a todos sus compañeros de 'Sálvame'  que padecía un cáncer de pulmón, pillando a muchos de los colaboradores de su programa por sorpresa y causándoles un tremendo llanto en directo cuando intentaban asimilar la noticia que se les estaba dando. Solamente un pequeño grupo de compañeros conocían la noticia y que obligó a la colaboradora a hacer frente a una dura  enfermedad en mitad de toda la crisis del coronavirus. La periodista comentó que no lo estaba llevando nada bien y justo cuando se estaba acostumbrando a vivir con la pandemia, le llegaba este golpe que la dejaba de nuevo por los suelos.

En ese momento, Ximénez decidía apartarse del foco mediático y se despedía de su programa para reposar y hacer frente al  tratamiento asociado que conlleva el cáncer que padece. Este aislamiento fue respetado por todos los medios de comunicación, respetando el anonimato de la colaboradora y que solamente aparecía en momentos puntuales en su programa para contar como le estaba yendo el inicio de su recuperación.

Con la llegada del cáncer, Mila dijo que era un buen momento para tomarse la vida con mayor tranquilidad y dedicando más tiempo a estar con su hija y con sus nietos. Con esto, la colaboradora decidía dejar su  trabajo  en un segundo plano y entregarse a los suyos, dando un valor absoluto a su faceta como madre y abuela.

Aunque parezca que la colaboradora lo está llevando muy bien, hoy no ha podido soportar la presión y ha roto a llorar ante las cámaras de 'Sálvame'. El programa se encontraba hablando concretamente sobre Ana Obregón y su difunto hijo Álex Lecquio, que nos dejó por culpa de un severo cáncer. En ese momento, Mila ha hecho una pausa en el comentario que estaba realizando, para girarse y empezar a llorar. Ella misma ha contado que aún no está preparada para verbalizar esta enfermedad y que también ella está sufriendo en primera persona.

Las duras conversaciones entre Mila Ximénez y Ana Obregón

La colaboradora, entre lágrimas, confesaba haber hablado en varias ocasiones con Ana Obregón. Unas conversaciones telefónicas dónde han puesto en común todos los males que les ha traído el cáncer, una sufriéndolo en primera persona y la otra perdiendo al único hijo que tenía. Según la tertuliana, Ana Obregón y ella coinciden en que prefieren sufrir una enfermedad como esta ellas en primera persona y que no sea alguno de los suyos quien lo sufra.

Cabe recordar que Mila quiso alejarse por completo de 'Sálvame', dejando caer que quizás, no volvería a su puesto de trabajo para poder dedicarse a su familia, unas intenciones que solamente duraron unos meses, para acabar desdiciéndose y volviendo al plató que le ha dado tantas ilusiones y también llantos.

Mila Ximénez visitó un día por sorpresa el plató de su programa, dónde quería felicitar a su amigo Kiko Hernández para su aniversario. Con esta visita, la colaboradora dejaba claras sus intenciones de volver a las tardes de Telecinco, pues el estar encerrada en casa la estaba desanimando mucho. Fue a partir de esta visita cuando Mila aceptó volver a trabajar solamente algunos días de la semana, una afluencia mucho menor a la que nos tenía acostumbrados, acudiendo incluso a todos los 'Deluxe' que se emitían a lo largo del mes.

A la vez, el programa ha normalizado las ausencias temporales de una de sus colaboradoras estrella. Han sido muchas las semanas que la colaboradora no ha acudido a su puesto de trabajo, pues algunos de los tramos de su tratamiento le ha impedido desarrollar su tarea profesional como lleva haciendo desde los inicios de 'Sálvame', siendo una de las colaboradoras fundadoras del formato de Mediaset.

La actitud de la colaboradora ha cambiado mucho desde que todo esto pasase. Ahora se muestra mucho más relajada, entrando mucho menos en las polémicas y relativizando mucho más todo aquello que pasa en televisión, pues seguramente su vivencia personal le hace tomar cierta distancia con las cosas más irrelevantes que van sucediendo a diario.