Mila Ximénez, emocionada, se lleva una mano a los ojos

'Mila Ximénez merece la calma anhelada con sus tres ángeles'

El periodista Gustavo González le escribe una carta muy emotiva a su compañera

La tragedia que está viviendo Mila Ximénez le ha convertido en uno de los personajes más queridos por los espectadores. Infinidad de rostros conocidos se han solidarizado con ella, y no han dudado en mostrarle su apoyo pública y privadamente. El último en escribirle una carta ha sido Gustavo González. Le ha dedicado unas emotivas palabras en el diario 'La Razón'.  

Muchos medios de comunicación se han hecho eco de las reflexiones del periodista. Ha tenido enfrentamientos muy duros con su compañera, pero parece haberlos olvidado por completo. El drama que está viviendo ha servido para que resuelvan sus problemas, y ambos parecen desear recuperar el tiempo perdido.  

«He sido partícipe de sus secretos, esos que a otros le devastarían y a ella le sirvieron para hacerse la luchadora que ahora es», escribe el colaborador. Ha tenido bastantes problemas con la sevillana en los platós de Telecinco, pero está deseando que regrese, porque es una pieza fundamental en la prensa del corazón. 

«'Sálvame' es un programa mágico, con vida propia, que se ha sabido reinventar, y en el que nadie parece imprescindible. Pero no es del todo cierto. Es lo que es gracias a profesionales como Mila», asume la pareja de María Lapiedra. Todo hace pensar que ha olvidado el daño que Ximénez le hizo cuando saltó a la luz su romance con la actriz.  

El plató de Jorge Javier Vázquez es testigo de momentos muy tensos. Aunque, cuando se apagan los focos, todo el equipo deja atrás sus problemas. Según ha salido publicado, muchos de ellos tienen una relación estupenda. De hecho, la exmujer de Santana está sobreviviendo gracias a la ayuda de algunos miembros del programa. Uno de los que mejor se está portando con ella es David Valldeperas, el director.  

Hace unas semanas, varias revistas publicaron unas fotografías que hicieron saltar todas las alarmas. La colaboradora era incapaz de andar por sí misma. Caminaba agarrada del brazo de sus amigos, y el público empezó a especular sobre una posible recaída.  

Gustavo González le rinde homenaje a su compañera 

Los rumores llegaron hasta tal punto que, su hermano Manolo se vio obligado a romper su silencio. Según contó, el tratamiento estaba funcionando a la perfección, pero los efectos secundarios eran terroríficos. Por ese motivo, el exilio mediático iba a extenderse durante un tiempo. Gustavo González ha recapacitado sobre este tema en 'La Razón'.  

«En los últimos meses ha estado apartada de la esfera pública. El periodo más reciente no ha ido como ella esperaba: ha sufrido recaídas y su estado físico le ha impedido regresar al ruedo televisivo. Sin embargo, no pierde el ánimo. Lo cierto es que tiene motivos de sobra para sentirse arropada», escribe.  

Mila Ximénez está más acompañada que nunca. Ser una estrella de Telecinco tiene sus inconvenientes, y ella los ha vivido en primera persona. No puede disfrutar de sus nietos, Alexander y Victoria, todo lo que le gustaría. Tampoco puede visitar a su hija, porque vive en Ámsterdam, y parte de su familia reside en Sevilla. Pero, después de su enfermedad, todos se han movilizado para estar juntos. 

Por ese motivo, Gustavo González opina: “ahora merece la calma anhelada con sus tres ángeles: su hija Alba y sus dos nietos, que son su luz”. Ha pasado un año desde que le diagnosticaron cáncer de pulmón, y su estado de ánimo no ha sido siempre el mismo.  

En un primer momento, empezó la batalla con mucha energía. El problema es que la aventura era bastante más complicada de lo que parecía. La medicación no hizo efecto, y los expertos tuvieron que tomar unas drásticas medidas. «No quiero seguir viviendo así» confesó en 'Sálvame'.  

El espíritu derrotista es cosa del pasado, un sentimiento común en ciertas etapas. «Afortunadamente, ha aprendido de la vida. Adquirió sabiduría de tropiezos. Es un río revuelto, con remolinos barros y turbios, pero también es un mar, un océano y un cielo infinito”.