Mila Ximénez, emocionada, se lleva una mano a los ojos

Mila Ximénez: seguir el tratamiento y lo que supone o dejar de vivir

Mila Ximénez se debate entre dos aguas que afectarán a su vida. El cáncer de pulmón que padece no se lo pone fácil y le obliga a tomar una decisión drástica: continuar con el tratamiento o rendirse ante la enfermedad.

La enfermedad crónica de Mila Ximénez avanza sin contemplación. La periodista daba la noticia de que padecía un cáncer de pulmón el pasado 16 de junio y que se encontraba con muchas molestias. «Me dolía mucho la espalda y aún así fui a trabajar a 'Sábado Deluxe', donde me tuvieron que poner una inyección para el dolor», contaba Mila. 

«Al día siguiente fui a hacerme una resonancia porque pensaba que tenía un pinzamiento pero no, tengo cáncer de pulmón, un tumor. Me lo van a tratar. Está diagnosticado. Voy a hacer quimio y radioterapia para que el cáncer no siga ratificando y se duerma», explicaba. Era por aquel entonces el principio de una larga batalla para la periodista contra la enfermedad.

Tras recuperarse del tratamiento y recobrar fuerzas, la sevillana volvió a su puesto de trabajo, pero no por mucho tiempo. La silla de la colaboradora quedaba vacía de nuevo y pocos conocían los motivos. El pasado martes 2 de marzo, regresaba de nuevo al plató donde tantas lágrimas ha echado, pero también donde ha pasado momentos muy felices. 

En su reaparición a su puesto de trabajo en 'Sálvame', Mila se ha confesado con los espectadores sobre cuál fue la causa que le condujo a ausentarse otra vez. «He estado un mes en la cama sin moverme. Tenía ganas de volver; sé que la gente ha estado preocupada y yo también», se sinceró. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La escritora atraviesa una dura etapa en la que su enfermedad le incapacita para continuar con sus quehaceres diarios y su vida normal. Según narró en el magacín su estado de salud ha empeorado.

«Todo se decide en dos semanas. Se ha complicado una de las zonas y me harán un TAC. Dependiendo de eso, tomaré una decisión. Escucharé a mi doctora y decidiré», ha concluido. 

La colaboradora le ha echado coraje a la hora de hacer frente al cáncer y asegura, muy valiente, que «no tengo miedo». Sin embargo, debe tomar la decisión de su vida: pelear o dejarse vencer.

«O continúo o tomo la decisión de que yo no quiero seguir viviendo así. Lo que me ha pasado este mes no es vida. Yo tengo mucha fuerza, pero cada vez me cuesta más sacarla y levantarse», ha confesado en el programa. 

Mila se plantea si rendirse ante su enfermedad

Asimilar ser un paciente de oncología no es fácil. Sin embargo, una vez que uno acepta que padece cáncer, el enfermo debe enfrentarse a un duro proceso y armarse de esperanza. 

Mila ha señalado que, en su caso, «está siendo muy largo el camino y muy jodido, pero ahí estamos». Los dolores que sufre le están complicando sus ganas de seguir peleando contra la enfermedad y tiene muy claro que no quiere vivir sin bienestar. 

«A mí me gusta vivir, pero me gusta vivir con calidad de vida. Lo tengo dicho. Si me dicen que esto dura un tiempo, pues yo me organizo. No sé lo que haría, pero sé que estoy preparada», se sinceró. 

«Si me dicen que esto va para larguísimo y que no saben si va a funcionar, se acabó el tratamiento. Lo que dure: me voy de viaje, me cojo una casa en el campo, pero yo no voy a continuar», añadió tajante. 

La ex concursante de realities de convivencia, como 'Supervivientes' y ‘Gran Hermano Vip’, ha explicado que es una decisión que ha tomado tras dialogar mucho con ella misma. «Es una reflexión que me hago todos los días», decía. 

Mila pide compasión a sus compañeros

El estado de salud de la periodista no pasa desapercibido entre sus compañeros de profesión. Los fotógrafos tratan de dar con el momento en el que la colaboradora sale de su casa para fotografiarla. 

La de exmujer del tenista Manuel Santana ha pedido a los paparazzi que respeten su intimidad y que comprendan que no tiene fuerzas para atenderlos. «Son muchas sesiones, estáis todo el día en la puerta. Si pudieseis evitarlo, me haríais la vida más fácil. Paso seis horas en un hospital y estoy cansada», objetaba. 

Esperemos que la colaboradora se recupere pronto y vuelva a disfrutar de su trabajo y sus compañeros sin mayores preocupaciones.