Las mentiras que escondió Telecinco a María Teresa Campos durante largos años

Jorge Javier Vázquez ha sido el encargado de delatar a los trabajadores de la cadena

María Teresa Campos muy seria, de copiloto en un vehículo
María Teresa Campos ha conocido hoy estos datos | España diario

Jorge Javier Vázquez está imparable y no quita el pie del acelerador, quiere desmontar a María Teresa Campos y lo está consiguiendo. Hoy a desvelado dos grandes mentiras que le escondieron los trabajadores de Telecinco a la veterana presentadora, con la intención de protegerla y no desmotivarla cuando las cosas le iban mal dadas, pues esta no aceptaba cuando se le descontrolaba la situación. Ella sabía que era la estrella de la cadena y como tal, pedía que los trabajadores la idolatrasen y la tratasen como la estrella que era.

Esto llevó a los empleados de la cadena a mentir a María Teresa recurrentemente con dos temas y que a día de hoy aún eran totalmente desconocidos para la veterana presentadora. Jorge Javier Vázquez ha contado en 'Sálvame' que hubo un momento en el que la presentadora ganó algún quilo, pasando de la talla 40 a la 46 y para no deprimir a la presentadora, decidieron cambiar las etiquetas de las prendas que utilizaba para que creyera que era la misma talla de siempre, algo totalmente falso puesto a que estaba usando seis tallas superiores al tallaje que acostumbraba a utilizar.

Aún hay más, durante mucho tiempo la presentadora se rodeó de muchas personas que les bailaban el agua, incluso en el trabajo, dándoles la razón con decisiones y contenidos que no funcionaban pero que igualmente, recibían apoyo para no acabar cayendo mal a las reinas de la televisión. Antonio Albert, que trabajo con ellas en televisión ha contado que las tres carecían de todo sentido del humor y que trataban a los compañeros como personal del servicio a su antojo.

Engañaban a la Campos con las audiencias de su programa

María Teresa Campos estaba obsesionada con las audiencias de su programa, algo común entre los profesionales del medio, pues la continuidad de los formatos dependen únicamente del apoyo de los espectadores. Lo que es menos común es lo que hacían los miembros de su equipo que cuando veían que las audiencias caían, le decían que los informes no habían llegado o incluso, que las máquinas de medición estaban estropeadas y que ese día no iba a ser posible saber los datos que habían hecho.


Comentarios

envía el comentario