ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Mila Ximénez y Paz Padilla tienen un bonito gesto con Kiko Matamoros para animarle con su estado de salud.

Gesto de Paz Padilla y Mila Ximénez en su peor momento

Kiko Matamoros ha tenido en vilo a todo el séquito de 'Sálvame'. Dos de sus compañeras, Paz Padilla y Mila Ximénez, han aparcado por un momento su situación personal para brindarle su apoyo al colaborador.

Kiko Matamoros se encuentra en un momento delicado de salud. La cirugía a la que se sometió hace unas semanas de extirpación de la vesícula se le complicó con una infección en el hígado. Sus compañeros de 'Sálvame' no han podido evitar preocuparse por él. 

Especialmente, Mila Ximénez y Paz Padilla. A pesar de que ambas no están pasando por el mejor momento de su vida, han reunido fuerzas para animar a Kiko Matamoros. Y lo han logrado. Mila Ximénez se encuentra luchando contra un cáncer de pulmón y, Paz Padilla aún no se ha repuesto del fallecimiento del amor de su vida, Juan Vidal.

Kiko afirma sentirse fuerte tras ver la situación de sus compañeras y cómo aun así, están pendientes de él. Para el tertuliano, la infección de hígado tan solo es una piedra en el camino que sin duda alguna superará pronto. 

«No he tenido miedo. Estos días he hablado con Paz Padilla y con Mila mucho y he llegado a la conclusión de que lo mío no es nada», decía el exmarido de Makoke

Buenas noticias para Kiko

El estado de salud de Kiko Matamoros avanza favorablemente y él cada vez se encuentra mejor. «Estoy esperanzado porque he pasado buena noche y los análisis que me han hecho han sido muy positivos», confesaba el colaborador en una conversación telefónica con el programa 'Viva la vida'.

El público de Telecinco está acostumbrado a ver a Kiko Matamoros fuerte e indomable. Así también se ha mostrado ante esta circunstancia que le ha puesto la vida por delante. Él mismo asegura que no ha tenido miedo y aún ha sacado energía para exclamar que echa en falta la actividad física. «La falta de actividad es lo que peor estoy llevando», aseveraba Kiko. 

El padre de Laura y Diego Matamoros ha perdido 10 kilos en una semana a causa de la ausencia de ejercicio físico, entre otros factores. Sin embargo, su cabeza ya está con miras a su salida del hospital.

El día que le den el alta hospitalaria, el colaborador tiene muy claro que se va a dar el gusto de hacer una escapada a la playa, al menos unos días. Aunque «no sé si va a poder ser», lamentaba el colaborador.

Por el momento, Kiko ha sido trasladado el pasado viernes a otro hospital para continuar con el proceso de recuperación. Este lunes, el novio de la modelo, Marta López, realizará un TAC. De los resultados de esta prueba dependerá el tan esperado alta hospitalario del colaborador. «Si todo va bien y los antibióticos comienzan a hacer efecto podré irme a casa el jueves o el viernes»", señalaba. 

Indistintamente de que Kiko reciba el alta esta semana o no, las noticias que está recibiendo comienzan a ser esperanzadoras para él. El final de esta pesadilla está cerca, Kiko.