Primer plano de María Lapiedra con semblante preocupado

María Lapiedra se queda sin sus hijas: le quitan la custodia

La pareja de Gustavo González está cansada de vivir a caballo entre dos ciudades españolas

María Pascual, más conocida como María Lapiedra,  está pasando por un momento complicado. Tras poner fin a su matrimonio con Mark Hamilton en 2018, la ex actriz porno y el teleoperador iniciaron una batalla judicial por la guardia y custodia de sus dos hijas en común, Martina y Carlota, que se saldó con un cuidado compartido. Ahora, la actual pareja de Gustavo González ha vuelto a vérselas con la justicia y la decisión final no le ha gustado nada.

Hace ya más de tres años que salió a la luz la separación entre María Lapiedra y Mark Hamilton. Tras cuatro años de matrimonio, la pareja decidió poner punto y final a su relación, en la que Gustavo González había permanecido en la sombra.

La ex actriz y el colaborador de ‘Sálvame’ eran amantes desde hace años, un secreto a voces por el que finalmente ambos tuvieron que dar un paso al frente y romper con sus parejas después de años de engaños.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Tras semanas de polémicas televisivas, este par de amantes pasaron a ser pareja oficial, pese a los reproches de sus compañeros de profesión que pensaban que su historia no duraría nada. No obstante, las cosas les han ido bastante bien y ahora incluso tienen una hija en común. La pequeña  Mia nació la pasada primavera y fue el broche de oro perfecto para esta relación que comenzó clandestinamente años atrás.

Un duro varapalo

A pesar de que en el terreno sentimental María Lapiedra no puede quejarse, lo cierto es que en el ámbito familiar le ha surgido algún que otro problema con sus dos hijas mayores, según publica ‘Informalia’.

Tras separarse del padre de las pequeñas, la ex actriz de cine para adultos se quedó a vivir en el domicilio que compartía con su ex pareja en Sant Andreu de Llavaneres, una buena zona, pero debía pagarle a Mark Hamilton su parte.

Martina y Carlota vivirían 15 días con cada uno y el colegio de las pequeñas lo pagarían a medias entre ambos progenitores. Sin embargo, esta situación no le terminaba de convencer a María Lapiedra que quiso ir un paso más allá. Y es que se pasaba la vida entre Barcelona y Madrid, donde vive con Gustavo González y su hija Mia cuando no le toca hacerse cargo de sus hijas mayores. Esta situación desde luego no es cómoda para ella, que quiere tener a sus hijas todo el tiempo sin necesidad de viajar de un lado a otro cada quincena.

Por ello, la ex de Mark Hamilton habría interpuesto una demanda, que ahora ya tiene sentencia y no le beneficia para nada a María Lapiedra. La ex actriz de cine para adultos pedía la guarda y custodia total de sus hijas mayores, alegando que los abuelos paternos se encargaban más de ellas que su propio padre, tal y como publica ‘Informalia’.

Según María Lapiedra, cuando las dos menores viven con su padre están en casa de sus abuelos paternos y, mientras él desempeña su labor en su puesto de trabajo como teleoperador, son ellos quienes se hacen cargo de las dos pequeñas menores de edad.

A pesar de su argumento, la jueza encargada del caso le ha denegado finalmente esta demanda a María Lapiedra. Y es que asegura que en la actualidad es habitual que ambos progenitores trabajen fuera de casa y requieran de otras personas que les echen una mano en el cuidado de los hijos.

Por este motivo, los magistrados no han aceptado la versión de María Lapiedra que, muy a su pesar, tendrá que seguir compartiendo la custodia de sus dos hijas con Mark Hamilton mientras vive a caballo entre la capital española y la ciudad condal.