Mila Ximénez y Manolo Santana cuando estaban juntos

Manolo Santana, el marido que 'maltrató psicológicamente' a Mila Ximénez

La periodista había detallado en varias ocasiones la mala vida que tuvo con el extenista

Mila Ximénez falleció este miércoles a consecuencia de cáncer de pulmón a los 69 años. Tuvo una vida muy intensa, marcada por su relación con el padre de su hija Alba. Durante varios años estuvo casada con el extenista Manolo Santana, con el que apenas tenía relación.

De la vida sentimental de la periodista poco se sabía. Era muy discreta con sus amores. De hecho, resulta complicado encontrarle parejas en su currículum.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Antes de que se convirtiera en una de las grandes colaboradoras de Telecinco, Mila Ximénez se había dado a conocer por su vínculo con Santana. Esta sevillana dio el salto a las revistas el corazón siendo prácticamente una desconocida.

Estudio Periodismo y al cumplir la mayoría de edad se ganó el primer sueldo en un hospital de Sevilla como enfermera. Fue allí donde se enamoró de su jefe, el doctor Roberto Pastrana. Un hombre que ya tenía esposa y con el que acabó huyendo a Madrid.

Tras nueve años de relación, con sus infidelidades y problemas, acabó apareciendo Manolo Santana. Él, venía de un largo matrimonio y ya era una leyenda del tenis internacional. De su anterior relación ya tenía tres hijos: Manuel, Beatriz y Borja.

Nada parecía sencillo en aquella historia de amor, pero ambos decidieron apostar por ella. Sin importar nada de lo que pudieran decir los demás.

Antes de casarse estuvieron tres años juntos. Fue ahí cuando todo el país pudo ponerle cara a Mila. En cualquier caso, la periodista ya se había hecho un nombre en el mundo de la comunicación.

En cualquier caso, ser la señora de Santana, como ella decía, le otorgó un cierto estatus en la vida social. Sobre todo en Marbella, donde los encuentros con famosos y gente de dinero eran muy frecuentes.

De ser una persona totalmente anónima, a ocupar las portadas de las revistas del corazón. Y todo ello, en una época en la que las exclusivas no eran tan habituales. Aprovechó este momento de fama para fichar por ABC y convertirse en una entrevistadora estrella.

La boda se hizo de rogar, y no se produjo hasta el 9 de febrero de 1983. Fue en el juzgado de Villalba. Reconoció que lo hizo "absolutamente enamorada".

Como testigos del enlace estuvieron Adolfo Suárez y la princesa Tessa de Babiera. Se habían convertido en uno de los matrimonios del momento. Sin embargo, a los pocos años, la relación empezó a deteriorarse.

Ni el nacimiento de su hija Alba consiguió que remontara. Tres años y medio después de la boda optaron por separar sus caminos. Una época de la que Mila Ximénez no guarda buenos recuerdos.

Duras críticas de la periodista al extenista

Aseguró que en los últimos años del matrimonio, el extenista era una "máquina de triturar". Pero el verdadero infierno comenzó tras la separación. Cuando inició su etapa en la televisión, no dudo en arremeter con dureza contra Santana.

Recuerda que cuando la hija de ambos tenía apenas dos años y medio se sintió "maltratada psicológicamente por Manolo Santana". Lo llegó a calificar de "depredador emocional".

Su vida dio vuelco radical de un día para otro. De ser una persona capaz de alternar en la noche de Marbella y contar con muchos amigos, todo eso se acabó esfumando. Sostenía que detrás de todo eso estaba su exmarido.

"Se me cerraron muchas puertas porque Manolo Santana hizo un contubernio con Encarna Sánchez", explicó. Todo ello para "que me quedase en la calle".

Además de verse apartada de los medios de comunicación, tuvo que soportar las críticas y comentarios que le tachaban de mala madre. Vio como su hija crecía con su padre y con la tercera mujer del extenista, Otti Glanzielus.

Mila nunca ha tenido palabras agradables hacia el que fuera su pareja. "Era muy difícil entender que Santana, un héroe nacional, fuera una mala persona".