Anabel Pantoja en el plató del debate de Gran Hermano VIP

Maleducada y soberbia: Los vecinos de Anabel Pantoja ya no pueden más con ella

La colaboradora dice que el equipo de su programa se inventan testimonios para hundirla

La vuelta de  Anabel Pantoja en  'Sálvame' no está siendo nada fácil. La colaboradora se resistía a volver y no nos extraña, el programa se lo está poniendo muy difícil y cada tarde es más difícil que la anterior para la joven. Cuando regresó al programa los dardos que le lanzaban estaban vinculados a su tía Isabel Pantoja y a su primo Kiko Rivera.

Sus compañeros le pedían que se mojara y que contara todo lo que sabía, pero ella se negaba, pues considera que su familia está por encima de su trabajo. Estas afirmaciones molestaron mucho al resto de tertulianos, que consideraban que si servía para embolsarse el dinero que le pagaban, también tenía que estar para entrar en el juego y responder a todo lo que le preguntaran.

Al ver que su vuelta estaba siendo mucho más dura de lo que creía, Anabel intentó volver a Gran Canaria y dejar pasar más tiempo hasta su siguiente aparición, pero sus directores no cedieron y la obligaron a volver al día siguiente. En su vuelta, Anabel tuvo que afrontar un amargo encuentro con la que había sido su íntima amiga, Belén Esteban.

Por lo que parece, Belén está muy molesta con la sobrina de Isabel Pantoja. La joven ha hecho algo que se puede entender como una traición y a Belén le está costando poder asimilarlo y perdonar a Anabel. Esto no es todo, además hoy el programa ha abierto una nueva veda y que tendrá a Anabel ocupada durante unos cuantos días más.

El programa ha advertido a la joven que contaban con unos testimonios demoledores y que no la dejaban nada bien. Anabel ha dicho que no se lo creía y ha afirmado que se trataba de un farol del equipo. Esto se ha convertido en un pulso para el equipo y no han dudado en mostrar las voces que atacan despiadadamente a la vecina de acogida de Gran Canaria.

El reportero Kike Calleja  le ha dado al play a las declaraciones que han podido recoger de varios vecinos de Anabel en  Gran Canaria, dónde reside junto a su novio Omar. Lo que dicen de ella no es bueno, pues la dejan de soberbia, prepotente y de tenerse muy creído su estatus social.

La colaboradora no deja que la gente se fotografíe junto a ella y además, algunos vecinos aseguran que la joven trata con superioridad a su novio y a la familia de este, dejando entrever que la relación con ellos no estaría en su mejor momento.

El equipo de 'Sálvame' en pie de guerra contra Anabel

En la mano de cada colaborador está implicarse más o menos con los temas del programa, pero lo que ninguno hace es cuestionar el trabajo de los compañeros de redacción que nunca salen en pantalla pero que se pasan todo el día trabajando para que luego los tertulianos puedan lucirse durante las cinco horas que dura actualmente el programa.

Prácticamente todos los colaboradores son muy conscientes del trabajo que hacen los redactores y productores del programa pero Anabel, quizás por el desapego que está mostrando hacía su trabajo, parece que le da igual lo que haga el equipo y si tiene que cargar contra ellos lo hace y ya está.

Hoy ha llegado a decir en directo que los espectadores no se esperasen nada de los testimonios que iban a mostrar y que la dejaban por los suelos, pues ha dicho que seguramente era un farol. Esto ha indignado mucho a María Patiño, que ha dado la cara por el equipo que no se ve, recordando el mucho y buen trabajo que hacen a diario.

Más tarde, Jorge Javier Vázquez ha conectado con la redacción del programa y allí Kike Calleja, ha vuelto a sacar el pecho por el equipo, pidiendole a Anabel que los respetase y que si decían que tiene unos testimonios es que los tienen. Pero aunque tenian pensado no emitirlos, lo han acabado haciendo por culpa de la soberbia de la joven.

Calleja ha indicado que los testimonios más duros se los han guardado y que solamente se emitirán si la dirección lo considera en las próximas horas. Quizás mañana podamos escucharlos a lo largo de las cinco horas de programa.