Plató 'Viva la vida' con Makoke

Lo intenta ocultar: Una colaboradora de Telecinco monta una fiesta con quince personas

La policía tuvo que intervenir para frenar la macro fiesta que se alargó hasta largas horas de la noche

Desde que empezó la pandemiaMediaset inició una campaña de concienciación para que la gente se tome muy en serio las consecuencias que puede haber si no se intenta frenar este virus que está afectando a personas de todo el mundo. Es por este motivo que como empresa también han sido muy estrictos y no han permitido que ninguno de sus trabajadores ponga en peligro al resto de compañeros por sus malas acciones, más allá de las consecuencias económicas que puede acarrear la empresa si se tienen que dejar de emitir sus formatos.

De hecho, esto ocurrió durante la primera ola y por culpa de un falso negativo, Telecinco se vio obligado a suspender la emisión de 'Viva la vida' y de  'Ya es mediodía'. Nos estamos refiriendo a  Marta López, que acudió a una fiesta y que por lo visto, no tuvo ni la prudencia de tomar precauciones para no ser contagiada. Esto acabó desencadenando en un despido por parte de Mediaset y que publicó su despido en redes sociales, asegurando que lo hacían para dar ejemplo y castigar la mala actitud de la tertuliana.

Sin embargo, al cabo de unas semanas la cadena readmitió a la colaboradora y volvió a trabajar en los distintos programas. De hecho, en toda esta aventura le acompañó otra colaboradora, Makoke  y que también mostró su cara más inconsciente, actuando como una adolescente nada consciente. Ahora la ex de Kiko Matamoros lo ha vuelto a hacer y  'Sálvame'  la ha pillado saltándose todas las restricciones habidas y por haber.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Lydia Lozano ha asegurado que una testigo se ha puesto en contacto con ella para contarle que la otra noche había montada una fiesta de más de quince personas en casa de Makoke, celebrando una fiesta. Por lo visto, la vecina que ha contado todo esto, aseguró que estaba viendo como iban entrando coches en el párquing y que el de goteo de gente era constante. Un de goteo que en otro momento no habría tenido importancia, pero que ahora está totalmente prohibido por las medidas sanitarias establecidas.

Esta fiesta y siempre según la fuente, fue organizada por Maoke y su hijo Javier Tudela que por lo visto, consideran que la pandemia no va con ellos, ni tampoco con los selectos invitados que deciden unirse a estas celebraciones clandestinas. La vecina y al ver que eso se estaba convirtiendo en un colador de personas, decidió tomar medidas y llamar a la policía para que se personase para frenar la celebración.

Y dicho y hecho, las autoridades se personaron en la vivienda en la que había vivido Kiko Matamoros y desarticularon la fiesta. Una intervención que no gustó para nada a Javier Tudela y que según cuenta Lydia Lozano, se encaró a la vecina denunciante al considerar que se había extralimitado en sus funciones. Por el momento, Makoke ha desmentido esta fiesta y lo ha verbalizado a través de su amiga Marta López.

No es la primera vez que pillan a Makoke

Mientras se intenta esclarecer lo ocurrido en casa de la colaboradora, es cierto que existen precedentes de otras infracciones durante lo que ya llevamos de pandemia. Como decíamos antes, Makoke estuvo de fiesta con Marta López sin ningún tipo de medida de seguridad y hace algunas semanas, Kiko Matamoros la acusó de haber estado hasta de madrugada en una discoteca, participando de una fiesta ilegal y abandonando solamente la sala cuando llegó la policía.

En ese momento y para evitar la multa, parece que la colaboradora de 'Viva la vida' salió por la puerta de atrás y con la intención de no ser pillada. Nuevamente, Makoke tenía una excusa para esto y afirmó que estuvo en ese sitio, pero que lo hizo dentro del horario permitido y sin saltarse ningún tipo de norma. Puede ser que se trate de una coincidencia, pero lo cierto es que ya empieza a sonar sospechoso que siempre sea su nombre el que se repite en este tipo de eventos.