Lydia Lozano en el debate de 'Rocío, la verdad'

Lydia Lozano, la única capaz de decir basta a Carlota Corredera

La periodista no cedió ante la presión de la presentadora

Lydia Lozano volvía a desmoronarse en pleno directo en el plató de 'Sálvame'. No hay polémica que no acabe salpicándola de alguna manera y, el pasado lunes 31 de mayo, decidió abandonar el plató envuelta en lágrimas. La periodista es televisión en estado puro y los directores del programa de las tardes de Telecinco saben sacar provecho de ello para ganar audiencia, aunque eso implique hacerle pasar por los peores tragos.

Se podría decir sin problemas que es la colaboradora que mejor engancha a los espectadores y colocarla a ella en el foco de la polémica genera expectación. El pasado lunes, una información que afectaba directamente a uno de los colaboradores, ponía a Lydia, una vez más, como la víctima de la tarde y no pudo aguantar la presión.

La colaboradora abandona el plató entre lágrimas

'Sálvame' tenía preparada una tarde complicada para uno de los tertulianos. Miguel Frigenti se encargaba de indagar más en la identidad del presunto afectado por la información delicada que manejaba el programa, mientras Lydia se encontraba fuera del plató hablando por teléfono muy afectada.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Carlota Corredera, alertada de que algo le estaba sucediendo, interrumpió a Frigenti para interesarse por ella mientras esta intentaba que la cámara no la enfocase. Estaba envuelta en lágrimas y no quería que se la viera. De esta manera tomó asiento de nuevo mientras intentaba tranquilizarse.

Fue entonces cuando la presentadora le preguntó: «¿Qué pasa Lydia?». «Nada, nada» respondía la colaboradora ante la atenta mirada del resto de compañeros que guardaban silencio ante su preocupante estado de ánimo.

Lydia a Carlota: «¡Ya está!»

Nadie de los presentes sabía al razón que le había llevado a la periodista a terminar llorando desconsoladamente, pero la presentadora estaba dispuesta a hacer todo lo posible para que la causa de su sufrimiento saliera a la luz públicamente.

«¿Pero es algo personal?» quería saber Carlota viendo que no soltaba prenda y que no estaba dispuesta a contar lo que le estaba afectando. «Sí, es personal ¿Vale? Ya está» respondía Lozano dejando claro que no iba a continuar hablando y consiguiendo que la presentadora se diera cuenta de que la había incomodado indagando en su vida íntima.

Consciente del daño que el interrogatorio le estaba haciendo, Carlota se apresuraba a pedirle perdón por su insistencia: «Pues nada, si es personal nada, perdona Lydia» se disculpaba la gallega dando por zanjado el tema.

Por una vez, consigue su propósito

Quizás ni la propia Lydia haya sido consciente de que ha sido la primera vez que consigue frenar a la presentadora. Es habitual que las razones del sufrimiento de los colaboradores traspasen el plató de 'Sálvame' para llegar a oídos de toda la audiencia. Pero en este caso no ha sido así.

Lozano se quedó para ella lo que motivaron sus lágrimas y ni la insistencia de Carlota hizo que se doblegara a exponer públicamente por qué estaba llorando y con quién había estado hablando por teléfono. Pronto, un enfrentamiento entre Kiko Matamoros y Alonso Caparrós desvió la atención en el plató y la periodista siguió en su puesto de trabajo totalmente recompuesta.

De esta manera, aunque los espectadores se quedaron con las ganas de saber más, sus seguidores se habrán sentido orgullosos de ella por cómo consiguió no convertirse de nuevo en el foco de la noticia.

Puede que en días posteriores, Lydia encuentre las ganas de contar qué le ocurrió, pero parte de la audiencia le agradecerá haber tenido el valor de poner freno a mercadear con el sufrimiento de los colaboradores. Una práctica muy común en 'Sálvame' y solo destinada a algunos de los tertulianos que más se prestan a ello.