Lydia Lozano en el debate de 'Rocío, la verdad'

Lydia Lozano en la cuerda floja: La han visto llorar pensando que perderá su trabajo

La colaboradora no tendría claro que sus jefes la tengan en cuenta para la nueva cuadrante de tertulianos

No es ningún secreto si decimos que Lydia Lozano es una de las colaboradoras más entregadas en  'Sálvame'. La canaria no tiene problema en llorar cuando el guion lo requiere, enfadarse con amigos si es necesario y ponerse al frente del programa como presentadora cuando sus jefes se lo piden. Todo lo hace bien a pesar de que siempre sobrevuela su persona la cruz de haberse equivocado con el caso Ylenia, un error del paso que se niegan a quitárselo de encima y que de vez en cuando se lo resucitan para poner a la tertuliana en su peor tesitura.

Sin embargo, todos su esfuerzo por ser una colaboradora de diez no estarían siendo suficientes y hoy sabiendo que el programa prepara nuevos fichajes, ha sido inevitable que  Kiko Matamoros haya aprovechado la ocasión para cargar contra sus compañeros. Matamoros afirma que Lydia podría ser una de las colaboradoras que desapareciese del programa, pues afirma que cada vez la convocan menos días y su papel en el programa ya no sería el que fue en el pasado.

A pesar de que Kiko ha sacado el tema de Lydia con malas intenciones, es cierto que Lozano cada vez acude menos al plató de 'Sálvame' y la cadena y la productora apuestan por otros rostros que seguramente aportan otro estilo muy distinto al que lleva años defendiendo la mítica tertuliana de Telecinco.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

De hecho, Matamoros y Rafa Mora han querido hacer públicas las inseguridades de su compañera que ya en el paso sufrió por si sus jefes querían prescindir de ella. A modo de ejemplo, hace unos años cuando el 'Deluxe'  pasó del viernes al sábado, la dirección del programa reunió a los colaboradores habituales y les notificaron que iban a sustituirlos por otros colaboradores que tocaban temas más de actualidad y menos vinculadas al corazón y fue entonces cuando Lydia se derrumbó.

Según cuentan sus compañeros, Lozano salió de la sala de reuniones donde les notificaron la decisión y se quedó llorando en las escaleras de Mediaset, fruto de la frustración que le estaba provocando esta importante decisión por parte de la cadena en la que trabaja. En esa ocasión, el cambio de colaboradores fue algo muy puntual porque la audiencia no apoyó el concepto del 'Deluxe' centrado en la actualidad y tuvieron que volver hacia atrás recuperando el programa enfocado a los temas de la prensa del corazón.

Vuelve la pesadilla para Lydia Lozano

Si bien es cierto que en ese momento solamente se trataba de un pequeño reajuste temporal, ahora las cosas se podrían poner mucho más feas para la canaria y que podría ver como sus intervenciones televisivas se ven seriamente rebajadas por la llegada de nuevos miembros al programa de las tardes.

No será hasta mañana que la dirección descubra los nuevos fichajes y que llegan con muchas fuerzas, pues por el momento hay más caras que sillas y esto puede suponer un serio problema para el futuro de muchos de los integrantes de la plantilla de 'Sálvame'. De hecho, estas dos veces no han sido las únicas veces que se ha puesto en duda la continuidad de Lozano en el programa. En el paso una revista publicó una información confidencial que se habría filtrado a través de la cúpula de 'Sálvame' en la que se cuestionaba el trabajo de dos tertulianas y que podrían resultar baja.

Sus nombres no tardaron mucho tiempo en desvelarse, se trataba de Terelu CamposLydia Lozano, aunque finalmente la dos mantuvieron su puesto de trabajo, bajo la presión que ejerció Paz Padilla. La cómica y presentadora afirmó en directo que si el programa prescindía de sus compañeras, ella presentaría su baja voluntaria del espacio, considerando que esas no eran las maneras de despedir a nadie y que por lo tanto, no iba a participar en ese espectáculo mediático.