Lydia Lozano en 'Sálvame'

Lydia Lozano admite por fin su peor error del pasado: «Debería de haberlo cortado»

La colaboradora ha tenido que volver a los noventa para retratarse de algo que hizo en un plató

El fin del silencio de  Rocío Carrasco  está acarreando consecuencias para muchas personas y que quizás jamás pensaron que acabarían estando en el ojo del huracán. En todo esto existen acusados directos como  Antonio David Flores o su hija Rocío Flores, pero también existen otras personas que pensaban que pasarían de perfil y han acabado teniendo un papel demasiado protagonista. Este es el caso de la periodista  Lydia Lozano  y que fue sacado a colación por Carrasco, cuando aseguró que la colaboradora de  'Sálvame'  sabía muchas de las cosas que pasaron en su casa, pero que jamás fue valiente para contarlo.

De hecho, Lozano ha sido acusada de haber sido un altavoz kamikaze de Antonio David Flores, contando cosas en los platós que su amigo le contaba, aunque estos datos no estuviesen contrastados y que además, carecían de total veracidad. Una devoción por parte de la colaboradora hacía Flores y que le costó muy caro, pues Rocío y su marido  Fidel Albiac la sentaron en un juzgado para responder a algunas de las cosas que había contado en televisión.

Hoy le ha vuelto a tocar a Lydia con otro de los temas que han salido a la luz en las últimas horas. La modelo y actriz Antonia Dell'Atte  ha afirmado recientemente que  Alessandro Lequio  la maltrató y que eso había sido denunciado ante un juez a pesar de que luego retiró los cargos por el bien del hijo que tenían en común. Esta confesión ha hecho que algunas personas hayan recabado indicios de estos hechos y han acabado dando con un vídeo del programa  'Tómbola'  y que confirma por completo este extremo.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Lequio aseguró en ese plató que en algunas ocasiones le había dado algún «bofetón light» a algunas de sus parejas, un titular que impresionó muy poco a los colaboradores que le estaban entrevistando y prácticamente nadie se atrevió a cuestionar sus actitudes. Solamente Karmele Marchante y Pilar Eyre cuestionaron esas actitudes, pero sin el respaldo del resto de compañeros que estaban escuchando absolutamente lo mismo que ellas.

Hoy muchos años después, Lydia Lozano y que también se encontraba en ese plató ha tenido que hacer un examen de consciencia y admitir el error que cometió hace unos años cuando estuvo escuchando en directo el escabroso relato de Alessandro Lequio. La colaboradora ha admitido que en ese momento debería de haber actuado de distinta manera y que quizás, debería de haber frenado al entrevistado cuando dijo semejantes barbaridades. Sin embargo, no lo hizo y ahora estos videos la avergüenzan, seguramente por el contexto en el que nos encontramos en la actualidad.

Lydia no ha pasado su mejor tarde

Este no ha sido el único asunto que ha complicado la tarde a Lydia Lozano. La colaboradora se ha convertido también en protagonista de la tarde con un asunto y que ni ella misma se esperaba. Su programa ha querido tirar de la manta y descubrir lo que estaría haciendo la colaboradora a través de las redes sociales. Si bien es cierto que la canaria asegura que no tiene perfiles en las redes sociales, hay un usuario que se identifica como oficial en Twitter y que publica fotos exclusivas que se hace la colaboradora cada día que va a la televisión.

Desde esta misma cuenta, se increpa y se falta al respeto al resto de colaboradores que se meten con Lydia. Sin embargo, la colaboradora asegura que ella no es la autora de estos mensajes y que por lo tanto, no se le puede recriminar nada. Todo esto ha acabado con Lydia Lozano saliendo llorando el plató de 'Sálvame'. Pues a raíz de esto, se ha destapado la ruptura de la amistad entre Lydia y el reportero Omar Suárez, una separación que tendría como motivo este perfil de Twitter y que en algún momento ha cargado contra la persona del periodista a pesar de la amistad que tenían en el pasado y que por lo visto, ya no existía.