Kiko Rivera no mascarilla chaqueta gruesa y gorro en la calle plano medio

El cabreo de Kiko Rivera que puede terminar en los tribunales: 'No te lo voy a consentir'

El DJ está cansado de que traten de ganar dinero a costa de su familia

Kiko Rivera no gana para disgustos. El hijo mayor de Isabel Pantoja está harto de que terceros se aprovechen del drama familiar para sacar tajada. Tanto es así que este miércoles el DJ ha entrado en ‘Sálvame’ para responder a las palabras del exchófer de Isabel Pantoja y Julián Muñoz.

Fosky se sentaba esta semana en el plató del programa que conduce Jorge Javier Vázquez para hablar del «maltrato verbal» que Agustín Pantoja profería a Chabelita Pantoja. Según su testimonio, el hermano de la tonadillera se metía habitualmente con su sobrina por su tono de piel, hacía comentarios despectivos sobre ella e incluso la hizo dormir fuera de la casa en alguna ocasión porque no la dejaba entrar en la vivienda.

El que fuera el hombre de confianza del exalcalde de Marbella apuntaba también que Kiko Rivera no hablaba mal de su madre porque la artista le ingresaba «entre 2.000 y 3.000 euros diarios» para contentar a su hijo.

Fotograma programa 'Sálvame' 04/03/2021
Fosky se ha sentado en el plató 'Sálvame' | Telecinco

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Duras palabras

Las declaraciones del exmarido de Pepi Valladares provocaron la indignación y el enfado del primogénito de Isabel Pantoja que no dudó en llamar al programa para aclarar la historia.

«Llamo porque me encuentro al señor Fosky y le voy a poner una demanda que se va a cagar. Este señor no puede decir que mi madre me daba 2.000 o 3.000 euros diarios. ¿Qué estás hablando, tío?», decía molesto. «Con Fosky no estoy enfadado. Para que algo te duela te tiene que importar y esta persona me importa una mierda. Vas a tener que demostrarlo porque no te voy a consentir que hables de mí o que hables de mi mujer», añadía.

«Tienes que mirarte al espejo y ver cuánto tiempo llevas sin ver a tu hijo. Dedícate a hacer lo que sabes hacer, que no sé lo que es. Me parecías un trabajador bueno, pero no te voy a consentir que hables así sobre mí cuando sabes que eso no es así», sentenciaba el DJ.

«Lo que hables de Isabel Pantoja o Julián Muñoz son cosas de ellos y no me voy a meter. Pero que yo tenía 2.000 mil o 3.000 mil euros de mi madre lo vas a tener que demostrar delante de un juez. No sé qué has dicho de mi hermana. Sé lo que has dicho de mí y de mi mujer. Mírate al espejo, ve a ver a tu hijo. Te falta un hervor», señalaba el marido de Irene Rosales.

En cuanto a las declaraciones del que fuese chófer de Julián Muñoz y su madre, Kiko Rivera calificaba sus palabras de «falsas». «Cuando mi madre estaba con Julián mi tío Agustín no estaba en España. Mi tío vivía en Miami y venía de visita. ‘Foskito’, que se te nota todo. Eras el que estaba todo el día con Julián y conocerás muchas cosas sobre él, pero de mi tío no tienes ni puñetera idea. Yo puedo estar enfadado con mi familia, pero no voy a tolerar estas patrañas», añadía.

Sobre los comentarios de Fosky sobre el supuesto «dinero en efectivo» que vio Kiko Rivera en la habitación ‘secreta’ de Cantora el pasado 2 de agosto, el DJ explicaba: «Eso es incierto. Cada vez que me siento digo la verdad. Soy un tío generoso y al final me abro. No tengo por qué mentir en ese sentido. A lo mejor es algo que ha visto él. Este señor era chófer. El chófer de lo que se encarga era de conducir».

«Yo te llevaba muchas veces a Málaga, al Pinillo. ¿Qué traíamos del Pinillo, Kiko?», interrumpía el ex de Pepi Valladares para recordarle. «De lo que te encargabas tú, de pillarlo», le contestaba el DJ.

Harto de los comentarios, Kiko Rivera decidía zanjar el tema: «Si quieres ir por ese lado… Yo soy una persona que sigue estando enferma. No juegues con mi enfermedad. Me has tocado los cojones. Estás hablando de algo que es mentira. Es de tontos».

La estocada final 

Tras la intervención en directo de Kiko Rivera, Pepi Valladares llamaba al programa para desmentir al que fue su pareja. «Todo lo que está contando es falso, es mentira. Lo de la niña es mentira. Lo de Kiko es falso. Solo puede contar de dónde iba y de lo que hacía. Ha tenido que venir a este país a seguir viviendo de los demás. Está en su derecho de contar lo que quiera, pero cuenta la verdad. No hace falta sentarse en televisión por dinero para mentir», sentenciaba.

Por todo ello se puede decir que la tarde, desde luego, no fue nada buena para Fosky, a quien además de acusar de mentiroso parece que le va a caer una buena demanda.