Kiko Matamoros en 'Sálvame'

Kiko Matamoros reaparece en Sálvame repleto de moratones y pareciendo otra persona

El colaborador se ha sometido hasta a cinco retoques de distinta índole

Sálvame tenía el día de hoy marcado en el calendario. Pues era el elegido para que Kiko Matamoros, uno de los rostros más queridos del programa reapareciese después de haber estado disfrutando unos días de unas vacaciones y también aprovechando para hacerse unos retoques estéticos.

El formato de Telecinco había anunciado que el tertuliano se había sometido a unos cambios físicos bastante impresionantes. Y que incluso, podría resultar complicado reconocer al colaborador a ojos de sus compañeros y de los espectadores del programa. La espera ha sido especialmente larga, pero el equipo del formato lo ha sabido hacer muy ameno, fletando una ambulancia y que ha servido para trasladar a Matamoros hasta el plató.

Cuando faltaban pocos minutos para que acabara el programa, Nuria Marín y que hoy se encontraba presentando, ha dado paso a Kiko Matamoros. Él mismo ha sido el encargado de contar a sus fieles seguidores las operaciones a las que se ha sometido y de las que por cierto, aún se está recuperando.

Por el aspecto de su rostro, parece que aún faltaban algunos días para que se acabase de recuperar de sus intervenciones. De hecho, seguro que la cadena quería hacer que el tertuliano reapareciese el próximo viernes en la edición nocturna del Deluxe. Pero seguramente la llegada de la nueva serie de las tardes de Antena 3 ha precipitado todo y Matamoros ha tenido que salir de casa antes de tiempo.

En total han sido cinco intervenciones distintas, concentradas en una operación de más de cuatro horas de quirófano y que por lo visto, ha superado como un campeón el polemista. Matamoros se ha rejuvenecido los parpados con una blefaroplastia. Para seguir perfeccionando su rostro, también se ha retocado la nariz.

Esto no ha sido todo. Kiko también ha apostado por una redefinición de los lóbulos de las orejas. Un retoque que ni sus compañeros de trabajo conocía que existía, pero que él se ha hecho sin ningún tipo de duda.

Se ha sacado hasta tres quilos de grasa de su estómago con una liposucción. Para continuamente hacerse una marcación abdominal como la que ya lleva su compañero de programa, Miguel Frigenti. Por último, Matamoros también se ha hecho un retoque no demasiado conocido como es la extracción de las glándulas mamarias.

Según él, esta operación se debe a que las glándulas mamarias no tienen ningún tipo de uso para los hombres. Esto lo ha argumentado contando que incluso, estas glándulas pueden producir un cáncer de mama. Esta parte no la ha mostrado en directo porque aún está vendada, seguramente no sería extraño verlo en un Deluxe destapando esta última parte y la que más morbo, seguramente produce entre los espectadores.

Una nueva enemiga en el plató

Lo que no sabia Matamoros es que sus operaciones no iban a ser lo único que iba a captar esta tarde la atención de los espectadores. La dirección del programa ha anunciado el fichaje de Rocío Carrasco y que a partir del miércoles se sumará al programa. Aún con una tarea que por el momento desconocemos, pero que parece que podría hacerlo como presentadora suplente durante las vacaciones de los conductores titulares.

Los directores del programa le han pedido a Rocío que se moje en su vídeo de presentación y ha valorado algunos de sus nuevos compañeros. Concretamente de Matamoros ha dicho que no tiene claro que escuche cuando le hablan. Haciendo clara alusión a que no se ha sentido escuchada por él y que siempre que ha podido ha apoyado a Antonio David Flores.

Par Lydia Lozano tampoco ha habido buenas palabras aunque ha negado que la fuera a vetar y que si coincidían en plató la trataría como una compañera más.