Kiko Matamoros haciendo declaraciones delante de las cámaras

Kiko Matamoros echa en falta la felicitación de Anita, pero hay pruebas de que lo hizo

Anita Matamoros está resentida con su padre y no tiene pinta que vaya a dar el brazo a torcer. Kiko Matamoros se sintió muy dolido por un gesto de la influencer

Kiko Matamoros se ha llenado la boca en los platós diciendo que, a pesar de que quiere mucho a su hija pequeña, Anita, fruto de su relación con su exmujer, Makoke, ella ha decidido posicionarse al lado de su madre y él no va a salir corriendo detrás de su hija. 

Si quiere ella que venga, pero sin ningún ademán de que el colaborador trate de reconciliarse con su hija son palabras y gestos que en numerosas ocasiones hemos visto de Kiko Matamoros en los platós de Telecinco donde trabaja. 

Y no es para menos porque cada vez que el novio de Marta López Álamo ha tratado acercarse a Anita Matamoros solo ha recibido una negativa por respuesta. Debajo de toda esa coraza, el rudo tertuliano tiene su noble corazón y, en realidad, la echa de menos. 

Este viernes era un día especial, el Día del Padre, en el que Kiko esperaba que la hermana de Diego y Laura se ablandara y al menos le enviase algún tipo de felicitación. Pero eso no sucedió, al menos no hasta las ocho de la noche que dura la emisión de 'Sálvame'. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

El colaborador señaló con la peculiar ironía que le caracteriza que «quizás me encuentro una felicitación de Glovo en casa...»; sería una original felicitación por parte de la pequeña de los Matamoros. 

Anita no tuerce el brazo

Lidia Lozano se encargó de ahondar un poco más en la herida de su compañero cuando, nada más arrancar el programa de Jorge Javier Vázquez felicitó a todos sus compañeros varones por ser papás y ser aquel su gran día. 

Kiko Matamoros, herido y con cierto rencor hacia la menor de sus hijos, no evitó lanzarle una pulla en directo a la hermana de Javier Tudela: «me han felicitado todos mis hijos menos una», afirmó sumido en la pena. Lidia Lozano, consciente de la situación por la que atraviesa Kiko Matamoros con Anita, trató de animarle como buenamente pudo en esta situación tan triste.  

«Yo no quería meter el dedo en la llaga pero, ¿te lo imaginabas? Todavía hay día. Nunca se sabe. Tampoco nos imaginábamos que Rocío Carrasco fuera a hablar del problema con sus hijos y con Antonio David y mira», trató de quitarle hierro al asunto la periodista y aconsejar a Kiko que no perdiera la esperanza. 

Kiko Matamoros ya pasó por este mal trago una vez con sus hijos mayores cuando no había relación con Laura y con Diego Matamoros se tiraban los trastos a la cabeza en los platós de televisión a golpe de exclusivas y entrevistas en 'Sábado Deluxe'. 

Ahora, el colaborador no quiere revivir esa época tan tormentosa con su hija pequeña. En cambio, Anita Matamoros no está dispuesta a torcer el brazo ni hacer de tripas corazón y permitir un acercamiento con su padre. Ni qué hablar de una posible reconciliación. 

Aunque la influencer mantiene la distancia con la prensa y no desvela públicamente cuál ha sido el motivo del conflicto con su padre, sí se desvincula por completo de Kiko. 

Según confirmó el tertuliano en el programa de Telecinco, la última vez que padre e hija intercambiaron alguna palabra fue cuando el colaborador tuvo que ser intervenido de urgencia a causa de una pancreatitis, de esto hace casi un año ya.  

«Creo que llevo sin hablarme con ella desde el mes de junio, cuando me ingresaron. Supongo que el tiempo nos cruzará otra vez en el camino y habrá la oportunidad de hacer las paces», apostilló Kiko que no pierde la esperanza de que algún día llegue la reconciliación con su hija del mismo modo que sucedió con sus dos hermanos mayores. 

Pero parece que hasta entonces, el empresario debe armarse de paciencia porque por ahora, Anita Matamoros está muy entretenida en Milán con sus estudios sobre moda y con atender sus obligaciones como influencer. Sin ir más lejos este viernes las redes sociales eran testigos de un videotutorial de maquillaje de Anita Matamoros, de cómo había pasado la tarde durmiendo la siesta y de cómo cantaba una canción que tampoco era para su padre.