Kiko Matamoros con su novia Marta López paseando por la calle

Kiko Matamoros confiesa graves problemas económicos

El colaborador de 'Sálvame' ha dado las razones de su crisis financiera

A pesar de que Kiko Matamoros y Makoke tomaron caminos separados hace tiempo, parece que la 'guerra' que tienen abierta continúa. Así, no dejan de intercambiarse reproches en los platós de televisión. Unos reproches que han vuelto a aparecer estos días a raíz de una fiesta en la que coincidieron ella y el hijo de él, Diego Matamoros.

En esa fiesta, al parecer, la malagueña intentó un acercamiento con el joven y este lo rechazó. Y eso ha dado lugar a que aquella sea tachada de oportunista por su ex marido. Una manifestación que le ha servido, de paso, para exponer los problemas económicos que atraviesa tras solventar sus cuentas pendientes con ella por el divorcio.

La polémica fiesta

Como hemos mencionado, las imágenes en las que se vieron a Makoke y a Diego en la misma fiesta no han gustado a Kiko Matamoros. El hijo de este rechazó la propuesta de aquella de sellar la paz, pues lo consideró una provocación. Y eso ha dado lugar a que el primogénito de ella, Javier Tudela, haya salido en su defensa en 'Sálvame'.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Así, ha manifestado: «Si mi madre quisiese polémica, hubiese dicho lo que le dijo Diego. Solo que pasa olímpicamente como yo y fin de la historia». Es más, ha añadido: «Es tan absurdo el planteamiento de Kiko que de mi madre es una provocadora. Si alguien es provocador es cualquier otra persona (…) Mi madre estaba con su buen rollo, tomando algo con sus amigos (…) Kiko vive con rencor continuo y absoluto. Mi madre vive en una felicidad constante».

Ante esas palabras, con ironía y sarcasmo, el colaborador de 'Sálvame' solo ha dicho: «Espero que pronto alcance sus objetivos empresariales y personales. Le deseo la mayor felicidad del mundo». Y ha añadido: «Quiero que sean todos muy felices, porque se lo merecen y se lo han currado...Les ponen un micrófono y les falta tiempo para hablar».

Asimismo, ha indicado que «yo estoy ya cansado de esto. Hace dos años y medio que me separé y estoy feliz y muy bien».

Sus problemas económicos

En ese punto, Kiko Matamoros ha reconocido que lo que lamenta de toda esta situación es que «lo que es mío no lo sea, pero lo material tiene poco peso en la vida».

Eso sí, ha afirmado que los muebles que eran suyos y que Makoke no le quería devolver «ya me van llegando. Me está quedando una casa muy bonita, pero no son los muebles. Son veinte años de currar, de invertir en inmuebles y que, al final, me he quedado sin un duro». Una complicada situación económica, por tanto, la que atraviesa.

Eso sí, afortunadamente la está pudiendo afrontar porque atraviesa una buena racha a nivel laboral pues colabora en 'Sálvame', 'Sábado Deluxe' e incluso 'Viva la vida'.

De la misma también ha expuesto que de la ropa que su ex mujer tenía que entregarle «sí lo está haciendo. Pero me faltan algunas cosas y otras que han desaparecido, porque ella dice que no saben dónde están. Lo mismo están en alguna bolsa de basura en algún lado».

No obstante, ha vuelto a dejar patente que «ya me da igual todo». Es más, no ha dudado en volver a repetir: «Me da igual lo que les pase, lo que les pase por la cabeza, lo que quieran...Me traen sin cuidado y su opinión me importa un pito. No les deseo nada malo, pero me dan igual».

De esta manera, vendría a zanjarse el tema pendiente que tenía abierto con Makoke. Ya parece que lo único que les une es la hija que tienen en común, Anita Matamoros. Una joven que está al lado de su madre y que no se habla con su padre. Y esa separación parece que tiene un claro motivo y es que a la influencer no le gusta la novia que tiene su progenitor, Marta López Álamo. No obstante, Kiko Matamoros tiene claro que no va a permitir que nadie, ni siquiera uno de sus hijos, condicione su vida y su felicidad.