Makoke subiendo a su coche perseguida por los micrófonos de Sálvame

Kiko Matamoros afirma que sus momentos de mayor consumo fueron al lado de Makoke

El colaborador ha detallado hoy la dependencia que le han provocado las drogas

'Sálvame'  ha invitado hoy a Kiko Matamoros a seguir hurgando en las confesiones que hizo el pasado domingo en el  'Deluxe', admitiendo ante el polígrafo sus fuertes adicciones a la cocaína. El propio colaborador se abrió en canal y confesó que es cocainómano desde los dieciséis años, una adicción que sigue acarreando y que no ha interrumpido en prácticamente ningún momento.

Esta era la primera vez que el colaborador dice públicamente que es víctima de un consumo compulsivo y esta confesión no vino sola. La acompañaron datos muy reveladores y que hoy se han seguido ampliando con la participación del colaborador. Entre todo lo que se contó, Matamoros ha dicho que todo esto no pilló a Makoke por sorpresa y que no le enseñó nada nuevo que ella.

Esta tarde y respetando el horario infantil, Matamoros ha confesado que los momentos en los que más ha consumido han sido durante los años con los que compartió pareja y matrimonio con la colaboradora de 'Viva la vida'. De hecho,  Jorge Javier Vázquez le ha preguntado si su entonces mujer le animaba a dejarlo y el colaborador ha sido claro, nunca le pidió que lo hiciera y lo aceptaba como tal.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Según él, en la droga encontraba un aliado ante los problemas que había en su matrimonio, tanto es así que el colaborador ha contado que dependía totalmente del consumo para poder tener posteriormente sexo. De aquí a que tiempo atrás afirmara que llegó un momento en el que no le parecía atractiva y le provocaba rechazo su mujer.

Ahora hemos sabido que este rechazo venía motivado por la falta de apetito del colaborador y que siempre según él, compensaba con este consumo. Lo cierto es que las redes han estallado cuando el colaborador ha intentado justificar este consumo, alegando que ha alternado la cocaína con una buena alimentación y sobre todo baja en grasas.

Los internautas no han dado crédito de esta afirmación. Ante esto, el presentador del programa ha dicho que ha sido valiente confesando sus adicciones, pero que en ningún caso esta exposición puede entenderse como algo de lo que alardear, puesto a que no se puede promover jamás el uso de estas substancias.

Makoke sería la mano que mece la cuna

Kiko Matamoros tiene claro que detrás de las informaciones que se están publicando sobre él y los chantajes que está recibiendo sobre ciertos datos suyos, vienen motivados por su exmujer y también por personas que forman parte de su entorno más próximo.

Además, el colaborador no tiene problema en señalar a los amigos de Javier Tudela como los responsables de los insultos que se le propinaron durante un directo que se hizo desde la puerta del restaurante del hijo de Makoke.

Tendremos que esperar hasta el próximo fin de semana para que Makoke reaparezca en el plató de 'Viva la vida' para dar todas las explicaciones y si lo considera, defenderse de los ataques que está lanzando su exmarido.

Recordemos que la colaboradora participó el pasado sábado en su programa y se marchó a mitad de la emisión, al considerar que estaba siendo superada por la situación. Según parece, el domingo también se le esperaba, pero esta dio la espantada por respuesta, seguramente por el temor de lo que pudiese contar su exmarido en en polígrafo que iba a conceder pocas horas después.

Hoy Matamoros ha lanzado un mensaje para Makoke, diciéndole que para saber tocar el piano, es importante primero subir la tapa y luego bajarla sin que te pilles los dedos. Dando a entender que quizás ella también tiene cosas que callar y que quizás es un buen momento para parar y no enturbiar aún más si cabe la situación.

Ahora la pelota está sobre el tejado de Makoke y veremos si decide seguir tirando leña al fuego o si bien, quita el pie del acelerador apostando por una convivencia.