Kiko Hernández en el plató de 'Rocío: Contar la verdad para seguir viva' el 28 de marzo del 2021

Kiko Hernández se le escapa su problema de salud hablando de Mila Ximénez

El colaborador desvela que no atraviesa su mejor momento

Kiko Hernández es uno de los colaboradores de 'Sálvame' que más pendiente está de la evolución de Mila Ximénez. Cuando se está a punto de cumplir un año desde que la periodista confesara que le habían diagnosticado un cáncer de pulmón, su salud sigue preocupando.

Casi doce meses de lucha son los que lleva Mila haciendo frente a su enfermedad. Un año donde las fuerzas han flaqueado, pero vuelven a resurgir gracias al apoyo de sus familiares y amigos que no se separan de ella en ningún momento.

Mientras ella se mantiene alejada de los medios de comunicación y las redes sociales, podemos saber cómo se encuentra gracias a sus compañeros de profesión. Kiko daba la última hora sobre su amiga en un momento muy delicado para él donde dejaba caer que tampoco se encontraba del todo bien.

Kiko Hernández desvela sin querer que no se encuentra bien

Los colaboradores de 'Sálvame' se han convertido en la única vía para conocer cómo se encuentra Mila Ximénez. La periodista está recibiendo un nuevo tratamiento más agresivo contra el cáncer que podría estar dando buenos resultados.

Dentro de lo que supone la angustia de la enfermedad, se ha sabido que la exmujer de Manolo Santana ha recibido la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19. Una buena noticia que arroja más luz sobre su evolución y su pronta reincorporación televisiva.

Sobre esto ha sido preguntado Kiko al ser abordado por los reporteros. El colaborador se ha mostrado muy prudente en sus declaraciones y solo ha manifestado que su amiga «está muy bien». Respecto a su vuelta a 'Sálvame', ha preferido no pronunciarse.

Hernández se ha disculpado ante la prensa por no querer seguir contestando a las preguntas confesando que no se encontraba bien. «Hijo, perdona, pero es que tengo un dolor en la pierna» decía al reportero sintiendo no responder debido a la molestia que sentía en una de sus extremidades y que le imposibilitaba seguir en pie.

Lo que realmente le pasa al colaborador

No es la primera vez que vemos al tertuliano padeciendo algún tipo de dolor. Hace unos años él mismo confesó tener una enfermedad degenerativa que le ocasionaba fuertes dolores musculares y rigidez en algunas de sus articulaciones.

Concretamente, artritis psoriásica es el nombre que recibe la enfermedad de Kiko. Una dolencia que no tiene cura y que se caracteriza por uno dolor muy agudo en las articulaciones. Por el momento, solo la medicación mitiga las molestias, pero no evita que vaya a más.

De hecho, en una ocasión tuvo que acudir al programa vespertino de Telecincoen silla de ruedas debido a un fuerte dolor de espalda que le hacía imposible caminar. Aunque hace años confesó su enfermedad en una revista, no ha sido hasta ahora cuando se ha hecho más visible para los espectadores.

Así lucha Kiko contra la enfermedad

Lo único a lo que puede aferrarse el colaborador para sobrellevar de la mejor manera la enfermedad, es haciendo uso de medicamentos para el dolor y la inflamación de las articulaciones, así como tratar la zona afectada con algún tipo de vendaje especial.

De esa guisa fue como los espectadores le vieron hace unas semanas cuando apareció en el plató con unos guantes que llamaron la atención de todos. «Me aterrorizan» opinó Jorge Javier ante la visión de su compañero con guantes negros.

Lo que pocos saben es que esta prenda estaba compuesta por un tejido especial destinado a ejercer presión sobre la zona de las manos donde el colaborador sentía dolor debido a la artritis psoriásica que padece. Una vez más, la enfermedad hizo acto de presencia en una de las articulaciones donde mayor es el miedo de Kiko.

En una entrevista para 'Diez Minutos' confesó tener auténtico terror a que la enfermedad le atacara justo cuando estuviera con sus hijas. «No puedo mover bien la mano derecha, me dan pinchazos y tengo los dedos casi inmóviles por este mismo motivo. Me da pavor que se me caiga una de mis hijas» confesaba.