Isabel Pantoja dentro del coche y mirando a través de la ventana, con gafas de sol y bufanda blanca

Kiko Hernández contra Isabel Pantoja: Desvela la última infracción que ha cometido

El colaborador está harto de los privilegios que se le dan a la tonadillera

Isabel Pantoja ha roto hoy su encierro en Cantora para acompañar a su hermano  Agustín Pantoja a declarar ante los juzgados. El también cantante tenía que responder a la denuncia que le ha interpuesto Kiko Rivera contra él, en la que se le acusa entre otras cosas de estafa. Hasta la sala judicial de Chiclana se han desplazado multitud de periodistas que querían captar a Agustín Pantoja entrando en los juzgados sin saber que su presencia iba con sorpresa.

Isabel acompañaba a su hermano, dejando muy claro que se posiciona en la guerra entre su hijo y Agustín. De este modo, da un nuevo guantazo a Kiko que ve como cada vez está más lejos una reconciliación con la matriarca. Sin embargo, lo que tenía que ser solamente una visita a los juzgados se ha convertido en todo un periplo y que ha sido analizando en el plató de  'Sálvame'.

Ha sido entonces cuando Kiko Hernández se ha levantado de su silla y ha mostrado ante la audiencia un cabreo de considerable dimensiones. El tertuliano ha pedido al programa que proyectasen en la pantalla grande del plató las imágenes de la tonadillera cruzando el arco de seguridad de la puerta de los juzgados.

Hernández quería demostrar que cuando la cantante iba a depositar su bolso y sus objetos personales encima de una bandeja para pasar el control de seguridad ha ocurrido algo inadmisible. El guarda de seguridad que custodiaba la entrada le ha dicho a la cantante que no pasase su bolso, sus móvil y sus enseres personales por el escáner. Invitándola con la mano a pasar por debajo del arco con todos sus objetos, saltándose así el protocolo que se establece cada vez que alguien accede al equipamiento.

El colaborador no se quería creer como los funcionarios caen rendidos ante la presencia de una artista. Y que a ojos de la ley debería de ser igual que el grueso de la población. Por este motivo Kiko se preguntaba si era la coleta, las gafas o la presencia de la tonadillera lo que había dejado al guardia de seguridad totalmente anulado.

El espectáculo estaba servido y ha lanzado la silla de la presentadora por los aires, mostrando su desconcierto y el enfado que le producen este tipo de privilegios. Que además, ha querido recordar que estos controles de seguridad son para garantizar la seguridad de todos y que favoreciendo a la cantante, estaba poniendo en riesgo la seguridad de todo el mundo.

La mirada de Isabel

Los periodistas de las diferentes cadenas que han acudido a los juzgados para cubrir la llegada de Isabel Pantoja a los juzgados, han alucinado también con algo que ha ocurrido. Uno de los periodistas le ha preguntado a Agustín si tenía miedo de acabar en prisión, una pregunta que ha acabado causando un gran enfado en Isabel Pantoja.

La cantante ha propinado una mirada ante la pregunta del periodista que incluso ha traspasado el cristal de sus gafas de sol. Lo cierto es que los profesionales que están acostumbrados a seguirla en todas sus apariciones ya saben como se las gastan, puesto que ya han presenciado otras miradas amenazantes.

Sin embargo, aun cuando pasan estas situaciones son muchos los que se extrañan y que se quedan sin palabras para seguir preguntando a la tonadillera. Ahora faltará ver cuál es el futuro de Agustín Pantoja y saber que es lo que dictamina la justicia antes las pruebas y acusaciones que ha lanzado Kiko Rivera contra su tío carnal, al que acusa directamente de engañarlo y de haberle ocultado mucha información a lo largo de los años.