Kiko Hernández en el photocall de Mi amor perdido

Kiko Hernández aparece en silla de ruedas y es asistido por un médico en directo

El colaborador lleva días sufriendo fuertes dolores y que no le dejan realizar su trabajo con normalidad

'Sálvame'  es un programa vivo y eso significa que se vive la vida de sus colaboradores en riguroso directo y sin escatimar en ningún detalle. Hoy Carlota Corredera  empezaba el programa al lado de Kiko Hernández, que aparecía postrado en una silla de ruedas. Ante el asombro de los espectadores, Corredera contaba que el colaborador lleva días sufriendo unos fuertes dolores e incluso, contaba que esta semana no quería ir a trabajar a consecuencia de estas molestias.

Aun así, David Valldeperas, director de 'Sálvame' admitía que le había pedido por favor a Kiko que no faltase por qué lo necesitaba para poder completar los contenidos del programa y que se están tratando estos días, sobre todo centrados en Antonio David Flores. Amigo personal de Hernández. Ante esto, el colaborador accedía a acudir a su puesto de trabajo y ya lo hacía ayer con aparentes dolores.

Durante la tarde de ayer, Kiko confesaba a Nuria Marín que lo estaba pasando muy mal a consecuencia de un fuerte dolor de lumbares. Por este motivo el colaborador no se levantó en toda la tarde de su silla y cuando reía, señalaba constantemente que le estaba doliendo mucho.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Esta situación hizo que las azafatas de Telecinco tuvieran que hacerse cargo de la custodia del colaborador durante toda la tarde, algo que hoy no ha pasado, pues el programa decidía sentar al colaborador en una silla de rueda por su comodidad y también para la comodidad de las personas que lo rodean.

De este modo, Carlota Corredera arrastraba la silla con el colaborador hasta el centro del plató. Pero al cabo de pocos minutos Kiko volvía a desaparecer de plano y ante las preguntas de sus compañeros, Carlota contaba lo que estaba pasando.

Kiko Hernández recibe un pinchazo durante la emisión de 'Sálvame'

La presentadora admitía que Kiko estaba siendo asistido por el médico de Telecinco. Este le estaba suministrando un calmante intramuscular, que se suministra a través de un pequeño pinchazo. Minutos más tarde, Kiko regresaba a plató y confirmaba el testimonio de Corredera.

Por si esto fuera poco, el programa tenía una sorpresa preparada para Kiko Hernández y han plantado un fisioterapeuta en el plató para que tratara las lumbares del colaborador, a la vez que se emite el programa.

Hernández ampliaba los motivos de sus dolores y apuntaba que eran consecuencia de una artritis psoriácica, que le acarrea distintos dolores y que le impiden poder realizar con normalidad su función en televisión. Ante los cuidados que ha recibido el colaborador, Mila Ximénez  ha señalado que si a su compañero le han traído un fisioterapeuta que le van a traer a ella, recomendando que le trajesen una UCI entera.

Los compañeros de Kiko han decidido aprovechar la ocasión y han pedido al fisioterapeuta que también les hiciese masajes a ellos. Miguel Frigenti  ha apuntado que tiene una contractura, Mila por su parte ha manifestado un dolor en una pierna y el resto han ido sucediendo excusas para ser masajeados.

Los directivos del programa han indicado que Hernández acostumbra a quejarse de dolencias y que en ocasiones no son tales o son mucho menores de lo que él trasmite. Esto ha sido negado por el colaborador, que ha añadido que siempre que se queja es con motivo.

En otras ocasiones ha sido el mismo Kiko quién ha manifestado su hipocondrismo. De hecho, fue uno de los últimos colaboradores en volver a 'Sálvame' después de la primera ola de la pandemia, pues el miedo de ser contagiado le impedía acudir a su puesto habitual de trabajo.

Además, el día que participó en 'La última cena' acudió al mercado aduendado con un traje de cuerpo entero y que incluso fue criticado por  Marta López al declarar que le daba vergüenza ir con su amiga por la calle vestido de esa guisa.