Kiko Hernández en el plató de 'Rocío: Contar la verdad para seguir viva' el 28 de marzo del 2021

Kiko Hernández abandona 'Sálvame' y deja a sus compañeros sin saber qué decir

El tertuliano ha querido desvincularse completamente de Antonio David

Kiko Hernández se ha visto implicado en el tsunami televisivo desatado tras el testimonio de Rocío Carrasco en Telecinco.

La cadena dirigida por Paolo Vasile se ha visto en la obligación moral de despedir fulminantemente a Antonio David Flores tras emitir los dos primeros episodios de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva', donde Rocío Carrasco ha relatado algunas agresiones físicas y verbales que ha sufrido por parte del ya excolaborador de televisión a lo largo de todos estos años.

Kiko Hernández no quiere saber nada de Antonio David tras el relato de Rociíto

Al igual que hizo la cadena, inmediatamente, todos los colaboradores de 'Sálvame' intentaron desvincularse de Antonio David y se posicionaron a favor de Rocío Carrasco para lavar su imagen tras muchos años sentenciando a la cantante y poniendo por las nubas a su exmarido, a quien siempre alabaron por su papel de buen padre.

Uno de los más radicales ha sido Kiko Hernández, que incluso ha llegado a confesar que sería incapaz de sentarse nuevamente en un plató junto al exguardia civil.

«Con el trato que le ha dado Antonio David a Rocío dan ganas de vomitar. No cabe ninguna duda de que ha sufrido maltrato. Yo ahora mismo me alegro de no ser compañero de Antonio David Flores. Sería incapaz de pisar un plató de televisión con él», señalaba Kiko Hernández tras acudir como invitado a la mesa de debate que se emite al mismo tiempo que el documental.

Sin embargo, estas palabras contrastan enormemente con la actitud que tenía Kiko Hernández hacia su excompañero de Telecinco poco antes de la emisión del documental.

Kiko Hernández abandona el plató de 'Sálvame' al hablar de Antonio David

Ayer por la tarde, los colaboradores de 'Sálvame' pusieron a Kiko Hernández  en un aprieto al revelar el regalo que había recibido en Navidad por parte de Antonio David Flores, un tema sobre el cuál el tertuliano se negaba a pronunciarse. 

Según ha confesado Carlota Corredera, se trata de una botella de champán valorada en más de 300 euros que Antonio David compró como regalo solo para tres de sus compañeros: Kiko Hernández, Kiko Matamoros y Mila Ximénez.

«Sabéis que yo me mojo en todos lo temas, pero en este prefiero no hablar», decía el tertuliano implicado antes de abandonar el plató, regresar en silencio y volver a marcharse para evitar dar explicaciones sobre el tema.

«Yo lo que recibo en mi casa es mío», dijo en una ocasión esquivando el tema.

Los compañeros del programa se quedaron atónitos ante la actitud de Kiko Hernández y no sabían como actuar ante el controvertido silencio del tertuliano, que al final acabó regresando definitivamente a su puesto de trabajo y ofreciendo las explicaciones pertinentes a los espectadores.

«Me sorprendió, sí. Yo es que no quería hablar, pero ya me imagino los titulares. Yo el domingo me puse como me puse con el documental de Rocío Carrasco, y ahora ya veo las críticas porque en diciembre haya aceptado un regalo de él. O hablo o quedo como un cerdo», se justificaba el tertuliano.

Mientras que Belén Esteban mostró su malestar por no haber recibido este regalo siendo una gran amiga y defensora de Antonio David, Kiko Hernández no dudaba en explicar por qué le pareció raro este obsequio por parte del exguardia civil.

«A mí no me molestó de entrada, me molestó después. Yo pensaba que era un regalo que nos iba a hacer a absolutamente a todos por Navidad, pero pregunté a algunos compañeros y me di cuenta de que no. Entiendo lo de Mila y Kiko, pero lo mío no lo entendí. Que fuese solo a los tres me pareció raro, porque yo no tengo relación con él fuera del plató, nunca he ido a tomar nada con él. Yo creo que me la mandó para ganar favores, para que me sintiese en deuda con él. Al principio me entró la risa, pero luego ya me empecé a mosquear», explicó Kiko Hernández.